El valor de los empleados "bumerán"

Foto: Shutterstock

Una de las tendencias que se observará a lo largo de este año en materia de talento es la contratación de los empleados “bumerán”, aquellos que dejaron la compañía y que regresan a ésta luego de un tiempo. Se trata de un fenómeno no exento de ventajas y desventajas, que además presionará al mercado laboral, sobre todo a las personas que están en búsqueda de trabajo.

Jesús Gómez, especialista de la Cerem Business School, asegura en un artículo que la recontratación de ex empleados es una nueva tendencia, ya que hasta hace algunos años esta opción no estaba considerada, lo que implica un cambio en la filosofía empresarial, sobre todo en las financieras y manufactureras, las más golpeadas por la reciente crisis económica.

Jaime Cardoso, director de Marketing para Kronos Latinoamérica, brinda los datos duros más recientes. El estudio en conjunto con Workplace Trends, arroja que siete de cada 10 gestores de talento están a favor de los empleados “bumerán”, mientras que 40% de los colaboradores consultados dijo que consideraría volver a la empresa en la que alguna vez trabajó.

“La recontratación es más común de lo que se piensa, y se da por diferentes razones. Desde el punto de vista de la compañía se ahorra tiempo en entrenamiento y capacitación; esa persona ya conoce su filosofía, sus puntos débiles y fuertes; su on bording al nuevo ambiente laboral disminuye. Evita los periodos de adaptación que cuestan tiempo y dinero a la empresa”, explica Fernando Calderón, director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial.

Un estudio de la Universidad de Illinois, liderado por el T. Brad Harris, profesor de Relaciones Laborales y Empleos, arroja que los empleados bumerán suelen estar más comprometidos con la organización cuando regresan, ya que “han aprendido de primera mano que ‘la hierba no siempre es más verde al otro lado’”.

Los directivos de OCCMundial y de Kronos coinciden en que es muy pronto para saber sobre el impacto de la productividad de los empleados “bumerán”, ya que el fenómeno comenzó a observarse hace poco más de un año en nuestro país. Sin embargo, otro trabajo de T. Harris, elaborado con jugadores de la Asociación Nacional de Basquetbol (NBA, por sus siglas en inglés) reveló que el rendimiento de los trabajadores “bumerán” se mantiene igual al de la primera vez que fueron contratados.

Puntos a reconsiderar

Aún no hay cifras de qué porcentaje de empleados “bumerán” componen las planillas de las empresa, aunque tan sólo en Kronos 3% son de recontrataciones, comparte Jaime Cardoso. El impacto más inmediato en la labor de estos individuos ha sido un cambio hacia una actitud más positiva.

La recontratación, no obstante, puede ser un “arma de doble filo” y, por tanto, debe tomarse con precaución, advierte el directivo de OCCMundial. Con mayor experiencia y conocimiento, el empleado “bumerán” viene a ocupar una posición, a la que seguramente aspiraban otras personas, lo que puede originar un conflicto.

“El arte de la comunicación corporativa y de ambiente laboral generado por la alta dirección debe, sí o sí, transmitir que los empleados que regresan –lo hacen- porque ven una compañía competitiva, por la que sienten apego, que es un buen lugar para trabajar y que las oportunidades no están limitadas”, recomienda José Díaz Cuadra, profesor de Educación Corporativa de la EBC.


Para evitar que un empleado “bumerán” se sienta “indispensable”, el especialista insta a los gestores de talento a “no mostrar desesperación por contratarlo, porque puede salir contraproducente. El colaborador puede cotizarse a un sueldo mayor; en lugar de recontratarlo, puede incluso hacer sus servicios como freelance o consultor”, en todo caso.

Ahora bien, un ex empleado que está considerando su recontratación debe ponderar el tipo de empleo o cargo al que va a regresar, las condiciones y las nuevas responsabilidades, de ser el caso, exhorta Fernando Calderón. “Es factible que sepas quién va a ser tu jefe, empieza a ver quiénes continúan en posiciones de liderazgo, por si has tenido alguna situación de conflicto en el pasado que se pueda repetir”.

Regresar a una empresa implica haber dejado una buena impresión de tu trabajo y retornar con la misma actitud como si se tratara de un lugar nuevo, por ello la head hunter Mayra Ortega Schultz, subraya la importancia de dejar “siempre la puerta abierta” en la empresa de la que se parte.

“Hay personas que, cuando se van, pierden las formas, el estilo, y dejan un mal sabor de boca. El salir y dejar siempre ‘la puerta abierta’ en el trabajo es algo muy importante en tu carrera laboral, es algo crítico en la carrera profesional”, finaliza la experta en talento humano.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

El valor de los empleados "bumerán"

Imagen de JesusGaspar

¿qué es un empleado bumerang?

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.