¿Cómo llegar a ser un líder estratégico?

Foto: Shutterstock

Las grandes fortunas se hacen cuando las balas del cañón caen en el puerto, no cuando los violines tocan en la sala de baile”, señaló el banquero británico Nathan Rothschield, para quien las circunstancias más impredecibles eran oportunidades, si se era el líder capaz de sacar provecho de ellas.

Hace dos décadas, 90% de los directores generales dejaba su puesto por motivos de salud o por jubilación. En la actualidad, el desarrollo tecnológico y la globalización han impuesto un ritmo vertiginoso, que está sepultando las carreras de muchos CEOs.

Laura Calleros Torre, profesora de Administración y responsable del Centro para Emprendedores de la Universidad Anáhuac, asegura que muchos líderes no han podido responder a la velocidad de los cambios. Una encuesta global de Qlik, firma de inteligencia de negocios, arrojó que la rotación de CEOs en Japón es de 68%. La media global es de 52 por ciento.

La recuperación económica tampoco trae tranquilidad. Un informe de Challenger, Gary &Christmas, empresa de recolocación de ejecutivos, apunta que la salida de la crisis hace que las empresas busquen dirigentes más orientados al crecimiento, para capear un recesión. Por ende, la profesión de CEO es cada vez más inestable y corta.

¿Qué se requiere entonces para capear los cambios? Más allá de las motivaciones personales de los CEOs, una abrumadora mayoría de los directores generales entrevistados por PwC en su 18ª encuesta anual, señala como primera instancia el enfoque estratégico.

“El liderazgo estratégico es aquel capaz de analizar su entorno y decidir qué acciones llevar a cabo para mantener la posición que ha establecido. Tener la capacidad de asignar los recursos para capacitar a su gente e introducir la cultura de colaboración, velocidad, flexibilidad, creatividad que se necesitan en las empresas”, detalla Calleros Torre.

Pymes

¿Cómo ser un líder estratégico?

La crisis de liderazgo afecta a todas las empresas del mundo, incluyendo a México, donde la falta de visión de los dirigentes de empresas, requisito fundamental del liderazgo estratégico, hace que se pierdan oportunidades de negocios y de empleos, señala la académica de la Anáhuac.

Un estudio elaborado por la Wharton School y la consultora Oliver Wyman, publicado por Harvard Business Review (HBR), identifica seis habilidades que requiere un CEO para pensar y actuar estratégicamente: capacidad de anticipar, cuestionar, interpretar, decidir, alinear y aprender. Llegar a ser un líder estratégico implica identificar las debilidades en estas seis habilidades y corregirlas.

¿Recaba información de diferentes fuentes, incluyendo expertos, clientes o competencia? El líder estratégico está en vigilancia constante y perfecciona su capacidad de anticipación escaneando el entorno para detectar señales de cambio. Para ser visionario hay que construir redes amplias, considerar la perspectiva de clientes, competidores potenciales y socios; y estar atento a las oportunidades fuera de su actividad principal.

¿Replantea un problema desde diferentes ángulos? Un líder estratégico cuestiona el status quo y anima puntos de vista divergentes. Sólo después de una cuidadosa reflexión, de un examen del problema desde diferentes lentes, toma una decisión. Esto requiere paciencia, coraje y una mente abierta.

¿Es usted curioso y de mente abierta? El líder que cuestiona de manera correcta recaba información valiosa de datos ambiguos. Es capaz de interpretar, reconocer patrones y buscar nuevas ideas. Cuando estaba por lanzar su plan de marketing para una línea de pastel bajo en calorías, Liz, una empresa estadounidense observó que los consumidores, influenciados por la popular dieta Atkings, evitaban los bocadillos de la empresa porque estaban a dieta. Ante el rápido crecimiento de la gente con diabetes, Liz relanzó su estrategia hacia esa población, lo que se tradujo en un cambio rentable.

¿Hace un balance entre el crecimiento de largo plazo con las presiones de corto plazo? Los tomadores de decisiones se ven obligados a tomar decisiones difíciles con información incompleta. Los pensadores estratégicos insisten en las opciones múltiples. No disparan desde la cadera, siguen un proceso disciplinado de rigor y velocidad; consideran las compensaciones y los objetivos a corto y largo plazo.

¿Evalúa la tolerancia y motivación de las partes interesadas para cambiar? Los líderes estratégicos deben ser expertos en hallar un terreno común para propiciar el cambio entre las partes interesadas, las cuales tienen sus propias agendas. El éxito depende de una comunicación proactiva, construcción de confianza y compromiso frecuenta.

¿Comunica historias de éxito y fracaso para promover el aprendizaje en la organización? Los líderes estratégicos promueven la cultura de la investigación y la búsqueda de lecciones con resultados exitosos y de fracaso. Éstos últimos los estudian de manera abierta y constructiva para hallar las soluciones ocultas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario