Robot mejora la atención del cliente y evita tareas rutinarias

BD Rowa trabaja en el sector farmacéutico almacenando y dispensando medicamentos. Foto: Especial

siete de cada 10 empresas en Latinoamérica incluyen en su plan estratégico y de inversión la automatización de procesos.

La automatización no está peleada con el capital humano, al contrario, funge como un brazo de apoyo para realizar tareas cotidianas o pesadas, y permite que el colaborador dedique más tiempo al desarrollo de innovación y a la atención del cliente.

De hecho, siete de cada 10 empresas en Latinoamérica incluyen en su plan estratégico y de inversión la automatización de procesos, revela un estudio realizado por everis.

Además, las tareas repetitivas y “tediosas”, pueden provocar frustración en los colaboradores, por la carga de trabajo, lo cual se refleja en la atención al cliente.

Farmacias autónomas

Imaginemos que tenemos que ir a la farmacia; que no nos sentimos bien y aún tenemos que hacer una fila de media hora. Una vez en el mostrador, vemos como el empleado corre de un lado a otro por los medicamentos.

¿Te imaginas reducir ese tiempo de mostrador a tres o cinco minutos?, y que el personal no tenga que correr por los medicamentos, sino que un robot se los lleve.

Pey Pharma, empresa ubicada en Tijuana, Baja California, es la primera farmacia en México que lo hace posible, debido a que apostó por la automatización al implementar el robot BD Rowa, fabricado por Becton Dickinson.

El robot de 13 metros automatiza el almacenamiento y dispensa los medicamentos, además permite brindar una mejor atención al cliente y reducir la tareas rutinarias de los empleados.

Daniel Meza Barraza, supervisor de Farmacia Pey Pharma comentó en entrevista que el robot reducirá considerablemente el tiempo de espera, de 40 a 10 minutos. En mostrador, la receta se surte en dos o tres minutos, lo cual incrementa 15% las ventas.

De acuerdo con Juliano Da Silva Modesto, gerente del negocio de Dispensación de Medicamentos en Becton Dickinson, el robot reduce hasta 28% el tiempo dedicado a la colocación del producto en anaquel y 33% el lapso invertido en su búsqueda. Además, incrementa 7% las ventas y el ticket de compra.

Los empleados

Meza detalló que la robotización no elimina la mano de obra. Los empleados “tiene la seguridad y certeza de que no serán despedidos, sino que con la ayuda de BD Rowa podrán ampliar la experiencia y vender un poco más”.

Esto debido a que aumentarán sus comisiones, pues el tiempo que invertían en ir por los productos, ahora lo aprovechan para ofrecer otros artículos que les genera una comisión.

Para el empleado existen dos beneficios principales: reducción el tiempo en el acomodo del producto y ya no tener que correr por los medicamentos, pues el producto llega directo al mostrador.

“Sabemos que una persona que viene a farmacia no siempre viene de buen humor, esperamos que con el servicio que les demos se pueden llevar un buen sabor de boca”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario