Reconocen talento en el sector de alimentos

Reconocen con el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos investigaciones sobre cómo retardar el proceso de maduración de la papaya, los efectos de la soya en la obesidad y la diabetes, y el uso de los almidones como agentes encapsulantes.Investigaciones sobre cómo retardar el proceso de maduración de la papaya, los efectos de la soya en la obesidad y la diabetes, y el uso de los almidones como agentes encapsulantes, fueron los proyectos que se reconocieron mediante el XXXI Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos 2007.

A pesar del limitado apoyo a actividades destinadas a este sector y aún cuando sólo representan 0.35% del Producto Interno Bruto, Luis Mier y Terán, director del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional para la Ciencia y Tecnología (Conacyt) reconoció que éstas son algunas muestras de que en México se hace investigación seria y rigurosa.

Banner elempresario.mx

Agregó que durante más de tres décadas, la industria mexicana de Coca-Cola y el Conacyt han fomentado la investigación en el área alimentaría por medio del desarrollo sustentable de las comunidades del país a través del reconocimiento a las más destacadas aportaciones en el sector de alimentos.

“Una de las características que deben tener estos proyectos es la aplicabilidad en la vida diaria de los mexicanos, en la industria alimentaria”, resaltó por su parte, José Ramón Martínez, director general de la Asociación de Embotelladoras Mexicanas de Coca-Cola.

Los premiados

Mediante este premio –catalogado dentro de la industria como el máximo galardón en nuestro país- se reconocieron a cinco proyectos con mención honorífica en las categorías de estudiantil y profesional.

Mientras que el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología fue entregado a Ana Rosa Mancilla en la categoría estudiantil por su investigación en alternativas para retardar el proceso de maduración de la papaya.

En la categoría profesional, se premió en ciencia a Nimbe Torres y a Armando Tovar por su descubrimiento del mecanismo de acción a nivel molecular de la proteína de soya y en tecnología a Fernando Martínez y a Beneranda Murúa por el desarrollo de procesos para la preparación de almidones modificados capaces de encapsular los sabores.

Asimismo se otorgó a David Abram Betancur la Cátedra Coca-Cola para Jóvenes Investigadores como un reconocimiento especial cuyo objetivo es promover la retención del talento en el país.

Este año, el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos repartió 465,000 pesos, de los cuáles 200,000 fueron para el ganador de la Cátedra Coca-Cola, 100,000 para cada categoría profesional y 65,000 para la estudiantil.

[email protected]

CRÉDITO: 
Claudia Castro