Pandemia volvió más digitales a las pymes, pero solo en e-commerce

Foto: Especial

Desde hace unos años las pymes han empezado a interesarse más en invertir en su transformación digital; sin embargo, lo han hecho en sistema de administración de recursos humanos, nómina y contabilidad, pero ante la llegada del Covid-19 las pymes sumaron plataformas de e-commerce y venta para sobrevivir a la crisis económica.

Así, el porcentajes de pymes transformadoras, es decir de pequeños negocios que tienen una visión de la transformación digital y el poder de ejecución aumentó, al pasar de 17% al 21%, menciona René Torres Fragoso, presidente y director general de Contpaqi.

“Eso quiere decir que cada vez hay menos neófitos en términos de transformación digital y cada vez hay mayor cultura y necesidad de hacer mayor transformación digital”.

René detalla que de acuerdo al estudio La Digitalización de las pyme en Tiempos de Contingencia, existen cuatro tipo de pymes que se clasifican de acuerdo a su digitalización:

  • Amateurs: tienen poca capacidad de ejecución, conocimientos limitados de digitalización e implementan pocas cosas como la facturación electrónica, nómina y contabilidad.
  • Exploradores digitales: estas empresas tienen una visión de lo que quieren pero n o tienen la capacidad de ejecución. Son empresas que comienzan a superar el temor de la digitalización, reconocen que hay que hacer una transición pero no encuentran los medios para ejecutarla.
  • Entusiastas digitales: son las empresas que aunque no tienen una visión de hacia dónde van, si tienen la capacidad de ejecución y toman decisiones basadas en datos
  • Empresas transformadoras o maduras: estas pymes tienen una visualización de la digitalización y el poder de ejecutarla.

De acuerdo al estudio, en 2019 las pymes amateurs representaban 32% del universo, hoy eso ha disminuido al 30%, lo mismo ha pasado con las digitales y las entusiastas, han reducido el numero, lo cual indicaría que esas empresas están mudando a una empresa transformadora.

Sin embargo, los procesos que mayor digitalización tienen las pymes son los de nómina, contabilidad, facturación electrónica y los que menos digitalización tienen, y que las está afectando, son los de venta y flujo de efectivo. El primero tuvo una calificación de 5.93 y la cobranza 6.06. “es decir, están incipientes en ese tema”.

“La pandemia impactó más fuerte en las empresas que menos digitalización tienen, esto debido a que tuvieron que cerrar sus putos físicos y no contaban con una alternativa digital”, destaca René.

La contingencia de Covid-19 también hizo que siete de cada 10 empresas tuvieran que adaptarse al trabajo remoto, de forma acelerada, para realizar reuniones, capacitación y trabajar desde casa.

La pandemia también ha implicado mayor inversión en digitalización. En el 2019 las pymes invirtieron 69,500 pesos en sus procesos digitalización, este 2020 la inversión llegó a 74,000 en promedio y se espera que el siguiente año sean 102,600 pesos, muchas de estas inversiones se realizarán en ventas o plataformas de e-commerce, de acuerdo con Contpaqi.

Mudan tiendas físicas a on line

René precisa que 95% de las empresas dice estar en una situación financiera mal debido a la crisis, además, 86% bajaron sus ventas y solo 3% las incrementó, ante este panorama, las pymes optaron por migrar al e-commerce y actualmente cuatro de cada 10 pymes están impulsando la transformación de sus tiendas físicas a tiendas virtuales.

De estas empresas, el 90% no habían hecho ventas en líneas antes y 39% están cambiando a venta en línea a través de plataformas de e-commerce.

“Es importante que las pymes adopten las plataformas de e-commerce, sobre todo para poder solventar las bajas de ventas que han sufrido, precisamente por no tener ventas digitales. Hoy tu cliente te va a buscar en el internet, y si no te encuentra y encuentra a tu competidor, le va a comprar a tu competidor”.

La Asociación Mexicana de Venta Online pronostica que este año las ventas en línea van a crecer 60%, pasando de un volumen 400,000 millones de pesos a cerca de 700,000 millones de pesos.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario