Pagos digitales, tendencia que conquistó a pymes en pandemia

La pandemia aceleró la adopción tecnológica en las pymes. Foto: Shutterstock

Con pagos a distancia, meses sin intereses y nuevos dispositivos, negocios crecen de 30 a 50 por ciento

La pandemia provocó cambios en los comportamientos de los compradores, quienes ahora por temas de seguridad y practicidad, recurren a los pagos digitales, algo que ha representado un reto para las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Muestra de ello es que 93% de las personas considera otras formas de pago sin contacto, como código QR, biométrica o incluso criptomonedas. Además, 63% ha probado métodos que sin la pandemia, no hubieran hecho, revela el Índice de Nuevos Pagos de Mastercard, realizado en 18 mercados del mundo.

Esto obliga a las empresas a innovar, ya que más de la mitad de los consumidores desiste en comprar si no hay medios alternativos de pago. Tan solo en el primer trimestre de 2021, las transacciones sin contacto crecieron 50%, en comparación con 2020, un total de 1,000 millones, provenientes principalmente de Estados Unidos y Brasil.

En entrevista con El Economista, Ricardo Muñoz, director de Marketing para Clip, explicó que cuando se utilizan dispositivos que aceptan diferentes pagos, nueve de cada 10 negocios reflejan un crecimiento en sus ventas y si acceden a otras opciones como pagos a distancia, sus cifras pueden crecer hasta 50 por ciento.

“Los pagos a distancia han resultado ser una herramienta sumamente útil para que los negocios de cualquier tamaño, industria y parte del país, sigan operando a distancia a través de un enlace de pago que permite concluir la compra de manera fácil y segura, más ahora donde la reducción del contacto físico sigue siendo clave”, precisó.

En este sentido coincidió Abraham Garza, director de marketing de NetPay, que durante la pandemia ha registrado un aumento de clientes, tanto de pequeños negocios como de corporativos, que buscan opciones como pagos a distancia u opciones para transaccionar en redes sociales.

“La pandemia vino a crear muchas oportunidades de desarrollo. A las pymes y nuevos emprendedores les permitió consolidarse en soluciones de pagos y esto les permite duplicar o triplicar sus ventas”, expuso Garza.

Pagos digitales para todos

Muñoz señaló que de acuerdo con el informe eMarketer Latin America eCommerce, el comercio digital en Latinoamérica ya marcaba un crecimiento positivo antes de la pandemia, pero fue durante el 2020 que aumentó 30%, tendencia que seguirá a la alza y para lo cual las pymes deben prepararse; sin embargo, aún hay retos que vencer.

Para Muñoz y Garza, los principales desafíos son abrazar las nuevas tecnologías, adaptarse a las nuevas necesidades e implementarlas con confianza, algo que requiere orientación de las empresas emisoras de las opciones de pago.

El primer paso, señaló Garza, es la desmitificación de que solamente algunos negocios pueden ser digitales, cuando la realidad es que todos no solo pueden, sino que deben hacerlo. Ejemplo de quienes se han transformado durante la pandemia son las fruterías de barrio, que ante las restricciones de cierre, vendieron por otros canales y permitieron pagos a través de una liga.

Otro de los beneficios que pueden encontrar las pymes, es que al no depender de una institución bancaria como ocurre con las terminales tradicionales, los pagos pueden recibirse en cuestión de horas e incorporar meses sin intereses, hacer depósitos, transferencias e incluso recargas telefónicas, lo que aumenta 30% las ventas totales. También se puede tener una mejor administración al crear catálogos de los productos.

Desde un punto de vista personal, Garza considera que al menos pasarán cinco años para que las pymes y empresas en general, adopten completamente estas modalidades, por lo que se debe seguir trabajando en la educación y comunicación con los clientes.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario