No debe sorprender ver a mujeres en la ingeniería

De cada 10 ingenieros, dos son mujeres. Foto: Shutterstock

Conocer a una mujer ingeniera en México asombra porque se considera que esa profesión es para hombres, ello porque de cada 10 ingenieros, dos son mujeres, revela el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Eurídice Ibarlucea es una de las mujeres que se ha enfrentado a rechazo del sector por su género.

“Te ven débil y sufres discriminación. Para las mujeres hay muchos problemas para ejercer”, explica en entrevista a El Economista la especialista en soluciones de diseño y contra incendio de Victaulic, empresa que desarrolla y produce sistemas mecánicos de unión de tuberías.

Para Eurídice uno de los mayores problemas de pocas mujeres ingenieras es el estigma en las personas, quienes constantemente le repiten a las mujeres: “No vas a poder”, causando que decidan con base en lo aceptado por los demás.

Cuando estudió la carrera, sólo eran cinco mujeres en la generación, de las cuales cuatro terminaron. Este tipo de casos provoca que las ingenieras sean menos de 10 por ciento.

Datos de Junior Achievement revelan que 18% de las mujeres que termina una licenciatura es de STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por su sigla en inglés).

Eurídice explica que la forma en que los hombres tratan a sus colegas es de las cosas más complicadas a vencer, porque consideran que no tienen la misma fuerza para hacer las tareas, pero no se trata de demostrar fuerza física, sino métodos para realizar las cosas de forma eficaz y ágil.

Incluso, recuerda, en la carrera se sufre discriminación de los propios maestros como fue en su caso, quienes consideraban que las alumnas no podían hacer los proyectos.

Amanda Comunale, directora de Diseño Virtual y Construcción de Victaulic, piensa que la clave para cambiar el panorama es alentar a más mujeres a estudiar ingenierías y especialidades en construcción.

“Necesitamos desarrollar programas para niños desde etapas tempranas con los diferentes temas de la ingeniería y el área de construcción. Hay que enseñarles que la construcción no es sólo el instalador del lugar de trabajo, es ser líder empresarial”.

A pesar de todo, cree que la situación está cambiando, ya que ve más mujeres en este campo, aunque falta mucho por hacer.

Para impulsar más mujeres se requiere de trabajo en equipo, donde se pida ayuda cuando es necesario y se tenga buena comunicación.

“Hombres y mujeres debemos comprender cómo tener buena comunicación y ser líderes efectivos. Esto implica tener un carácter fuerte, aprender de quienes nos rodean y saber pedir ayuda”, dice Comunale.

Por ello, Victaulic realiza Mujeres en el Liderazgo, programa que las capacita para ser líderes más eficaces.

Lo más importante, destacan, es tener confianza en sí mismas y prepararse, sin dejar que los demás influyan en sus decisiones.

No debe ser sorpresa ver que mujeres sean ingenieras o de carreras similares. Debe ser algo normal y más frecuente”, finaliza Ibarlucea.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario