Modifican plantas para hacerlas más resistentes

Luis Herrera, investigador del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad. Foto: Especial

Luis Rafael Herrera Estrella encabeza a un grupo de expertos mexicanos en agrotecnología que, mediante una nueva tecnología, ha modificado genéticamente semillas de maíz, soya, algodón, arroz y caña de azúcar haciéndolas más resistentes y reduciendo con ello el uso de herbicidas.

El investigador del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio), con sede en Guanajuato, fundó hace cuatro años la empresa StelaGenomics México, la cual es semifinalista de la séptima edición del Cleantech Challenge México, competencia que busca impulsar soluciones tecnológicas amigables con el medio ambiente y sustentables, y que este año repartirá una bolsa conjunta de 350,000 pesos.

StelaGenomics está conformada por 25 personas, siete de ellas con doctorado. “Somos la compañía mexicana que más doctores tiene contratados”, indica Luis Rafael Herrera. La compañía ha recibido apoyo de dos empresarios mexicanos del sector agricultor, quienes inyectaron tres millones de dólares para potenciar esta tecnología. Para continuar con su desarrollo y expansión, se alista para una segunda ronda de financiamiento, con la que buscará seis millones de dólares.

En entrevista, Herrera Estrella indica que la tecnología está dirigida al pequeño agricultor.

“Al desarrollar una semilla que genera un cultivo más competitivo y que requiere menos agroquímicos, le estamos dando un beneficio económico de 70 a 120 dólares por hectárea, además de que representa una ventaja ecológica y social importante”, sostiene.

De acuerdo con la Sagarpa (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), el consumo de maíz en México fue de 35.6 millones de toneladas en el 2015, lo que representa un incremento de 5.8% respecto al 2014. Ese mismo año se importó el volumen de maíz más alto de la historia: 10.3 millones de toneladas, un crecimiento de 45.7% respecto al año previo.

La tecnología desarrollada por StelaGenomics representaría un impacto enorme, sostiene su fundador. “En Estados Unidos, la producción de maíz es 20% superior por hectárea a la que se realiza en México, y con un costo 25% menor a la de aquí. El agricultor mexicano podría producir maíz a un costo mejor y con ello se dejarían de importar tantas toneladas al año”.

En un país que recientemente permitió a sus investigadores aprovechar sus propios desarrollos, Herrera Estrella aún enfrenta muchos restos. En México no se permite la comercialización de plantas genéticamente modificadas, un hecho que el empresario atribuye a la desinformación.

“Se han hecho comentarios, publicaciones tratando de desvirtuar los cultivos genéticamente modificados, porque -suponen- dañan al medio ambiente, destruirá la biodiversidad y dañan la salud. Todas esas acusaciones son infundadas, acaba de salir una carta firmada por 120 premios Nobel, incluidos Mario Molina, que piden a organizaciones como Green Peace que detenga su compaña contra los cultivos genéticos, ya que creen que es una de las tecnologías más poderosas para tener una agricultura sustentable y necesaria para alimentar a nueve billones de humanos en los próximos años.”

Mientras en México cambia el panorama, StelaGenomics realiza las pruebas necesarias para comercializar sus tecnología y plantas modificadas en Brasil y Argentina. Su participación en Cleantech Challenge les dará el aval necesario a su desarrollo tecnológico.

“Más que el recurso, lo que nos interesa es que un evento de este tipo valide lo que estamos haciendo, que comprueben que en verdad tiene un impacto ecológico y social. La cantidad de dinero que necesitamos para la internacionalización es mucho más de lo que dan aquí, así que estar entre los 40 semifinalistas es ya es un reconocimiento en sí”, finaliza el entrevistado.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario