México necesita más espacios para "makers"

Foto: Shutterstock

Los espacios dedicados al diseño y creación del hardware electrónico se han desarrollado durante los últimos 10 años en EU, donde los fondos de capital de riesgo han duplicado sus inversiones en ese sector.

México vio emerger este 2014 lugares como 3DLab Fab&Cafe, un concepto de cafetería donde cualquier persona puede realizar diseños y objetos en impresión 3D, o el Makerspace de 330Ohms equipado con herramientas y equipo de diseño y electrónica donde creadores pueden materializar sus proyectos.

Pero eso tendría que ser sólo el inicio. La visión de Carl Bass, director general de la firma de tecnología Autodesk, es que se requieren multiplicar este tipo de espacios a los que incluso los niños tengan acceso para que México vea emerger a una nueva generación de "Makers", jóvenes inventores y creadores de soluciones innovadoras a problemas que aquejan a la sociedad, con potencial de crear nuevos negocios que impulsen la nueva economía del país.

"Es más efectivo cuando lo haces de esa forma. He visto otros lugares donde las escuelas se han involucrado y promueven los espacios 'maker' como algo de gran relevancia. Lo primero es comenzar", dijo en una reunión durante el encuentro Autodesk University 2014.

Un "Makerspace" es un espacio destinado al diseño y construcción de hardware electrónico, programación y proyectos de manufactura donde se reúnen creadores que colaboran en el desarrollo de proyectos innovadores. Si bien su objetivo último no es crear empresas ni operar empresas en un espacio de recursos compartidos, lo cierto es que siembran la semilla para el desarrollo de ideas con potencial de transformarse en proyectos de negocio que pueden financiarse a través de plataformas colectivas como Kickstarter o FondeadoraMX e incubadoras y aceleradoras de startups.

"Esto puede hacerse en cualquier lugar. Muchas de las cosas que ves en este movimiento es que no se requiere una gran cantidad de capital ni permisos. La gente sólo llega y hace las cosas", aseguró. Un Makerspace, agregó, puede lograrse con una inversión incluso desde 500 dólares.

Bass, quien ha estado al frente de Autodesk desde el 2006, reconoce que movimiento "maker" tiene el potencial de revolucionar la forma en que se crean y manufacturan productos al dejar atrás la producción en serie y masiva para abrir paso a los productos personalizados y creados bajo la filosofía "hazlo tú mismo" (Do it yourself, DIY).

En Estados Unidos, por ejemplo, existe una apuesta cada vez mayor hacia el financiamiento de proyectos de hardware. Tan sólo en el 2012, los fondos de capital de riesgo invirtieron 442 millones de dólares en este tipo de emprendimiento, cifra que prácticamente se duplicó en el 2013 al llegar a los 848 millones de dólares. En México la tendencia podría replicarse.

El directivo sabe del potencial. Además de estar al frente de la compañía desarrolladora de software para animación, Bass es miembro de la junta directiva de Quirky, una plataforma que reúne a inventores y busca llevar sus creaciones al mercado.

Chris Anderson, autor de la obra "Makers: La nueva revolución industrial" y director general de la firma de dro es 3D Robotics —cofundada por el mexicano Jordi Muñoz— explica que el menor costo y mayor democratización de tecnologías así como el desarrollo de la impresión 3D como habilitadores de la nueva generación de Makers.

Pero Bass añade la necesidad de un cambio de los sistemas educativos para fomentar la inclusión tecnológica y su uso de forma creativa tanto por los alumnos como los maestros.

"Una de las mejores cosas que le puede pasar a un país es incrementar educación y entre lo más importantes para mí es cómo llegar hasta la currícula. En los sistemas educativos estamos enseñando a los jóvenes un mundo que ya no existe y enseñamos habilidades que ya no se necesitan", consideró.

La semana pasada, Autodesk anunció que sus programas estarán disponibles gratuitamente a estudiantes e instituciones educativas. Su software se ha utilizado en la realización de grandes éxitos cinematográficos como Avatar o Gravity, e incluso en industrias mexicanas como ICA o Pemex.

Con esta estrategia, la firma que en el tercer trimestre del año facturó 618 millones de dólares, la firma realiza una inversión a largo plazo para crear lealtad y una potencial base de usuarios que utilicen las herramientas de pago a nivel profesional. Aunque Bass asegura que este objetivo también va encaminado al desarrollo.

"Una de las grandes cosas del movimiento 'maker' y la gente que está realizando startups de hardware es que la barreras de entrada son muy bajas ahora. Hay cosas que pueden ayudarla como tener un sistema educativo que impulse a la gente a explorar estas áreas; la disponibilidad de makerspaces y uno de los grandes catalizadores es que puedes entrar en línea no importa si estás en México o en Sudáfrica y puedes tener acceso a lo mismo que todos los demás", añadió.

[email protected]

CRÉDITO: 
Julio Sánchez Onofre / El Economista