CDMX busca cerrar la brecha digital entre mercados públicos y tiendas de autoservicio

Foto: Especial

Pagar con tarjeta de crédito de débito en los mercados públicos era algo lejano, hoy gracias a la alianza entre Mercado Pago y la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, los mercados y tianguis de la entidad podrán cobrar con tarjeta o código QR.

Lo anterior ayuda a “cerrar la brecha de desigualdad entre mercados públicos y tiendas de autoservicio”, destacó Fadlala Akabani, titular de la Secedo al presentar los avances de la alianza.

Durante el recorrido en el Mercado San Juan Artesanías y Curiosidades Fadlala precisó que la digitalización de los sistemas de cobro en tianguis y mercados públicos beneficiará a cerca de 20,000 locatarios de 335 mercados públicos y 52 mercados sobre ruedas.

En menos de un mes de trabajo conjunto, la fintech ha logrado incorporar más de 250 soluciones digitales entre lectores de tarjeta Point Smart y Blue, y códigos QR que se exhiben en los locales de los mercados. Los locatarios que han adoptado los servicios de Mercado Pago también reciben capacitación y descuentos especiales durante los primeros meses de ventas. La alianza contempla un trabajo conjunto durante los siguientes cuatro años.

Con el uso de la tecnología de pagos de Mercado Libre, los comerciantes pueden ofrecer descuentos a los consumidores, sin ver afectada su ganancia, también podrán acceder a créditos para crecer su negocio.

Alehira Orozco, directora de Relaciones con Gobierno de Mercado Libre México destacó que “la verdadera inclusión financiera sólo se puede alcanzar con esfuerzos conjuntos, confiamos en que los locatarios de los mercados adopten estas tecnologías y se den cuenta de todos los beneficios que trae para ellos”.

La alianza inició en octubre y a la fecha el sistema de pagos ya se usa en los mercados: San Juan Curiosidades, Pugibet, Jamaica y Arcos de Belem, mientras que en los próximos meses se estarán atendiendo los centros de abasto de especialidades, turísticos y artesanales.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario