Ante aumento de ecommerce, se deben tener mayores prácticas sostenibles

Comprar en línea generan 36% menos de emisiones que comprar en tienda. Foto: Especial

Comprar en línea se ha vuelto uno de los hábitos preferidla de las personas, sobre todo durante la pandemia, debido a que se evitan traslados, hay menos riesgo de contagio, todo llega a casa, los precios pueden ser más accesibles y es muy rápido elegir desde la comodidad del hogar; sin embargo, esto puede producir un alto impacto negativo en el medio ambiente.

De acuerdo con el MIT Real State Innovation Lab, las compras en línea generan un 36% menos de emisiones que las compras en tienda, pero entre la transportación, cajas, bolsas y empaques, la contaminación se sigue generando, ¿cómo evitarlo?

Javier Bilbao, CEO de DHL Supply Chain Latinoamérica, explica que para evitar dañar el medio ambiente, como empresa de logística, se deben tener prácticas más sostenibles y ayudar a las empresas a lograr una transformación de todos sus procesos.

“Ante la situación actual, eCommerce ha resultado esencial en la economía de la región, y en DHL Supply Chain, colaboramos con nuestros clientes para una transformación flexible que integre prácticas más sostenibles. En Latinoamérica, incorporamos más de 200 vehículos híbridos y eléctricos que contribuyen a reducir la generación de CO2, así como las operaciones de almacenes con certificación LEED tanto en Brasil como en México, con las que aseguramos una eficiencia tanto de recursos como de energía”, explicó durante la presentación del estudio “La sostenibilidad ambiental del comercio electrónico. ¿Se unirá América Latina a la revolución?”.

Explicó que antes de la pandemia, se esperaba que la demanda de entregas de última milla creciera un 78 % para 2030, pero con la pandemia, el cambio se aceleró exponencialmente, lo que obligó a reforzar esfuerzos para cumplir con las operaciones, algo que también representa un riesgo para el medio ambiente.

Por ello, es importante que tanto empresas como inversores, gobiernos y organismos de colaboración internacional, trabajen para hacer del comercio electrónico algo sostenible.

Las áreas de oportunidad

Bilbao indicó que para lograrla meta, primero, hay que incorporar tecnología como como big data, análisis predictivo e inteligencia artificial, para eficientar los procesos y reducir al máximo el impacto final.

Asimismo, hay seis áreas de oportunidad, las cuales son:

  1. Soluciones de entrega y última milla: entre las soluciones que se estañan desarrollando estaño bicicletas de propulsión humana y eléctrica, droides, combinaciones de drones y camiones así como plataformas colaborativas de carga. También se está probando el reemplazo de camionetas de reparto convencionales por opciones más ecológicas, como vehículos híbridos para viajes cortos, vehículos con pila de combustible y vehículos propulsados por combustibles líquidos sostenibles, como el biodiésel.
  2. Embalaje: el problema del embalaje se ha agravado por el tema de las devoluciones. Antes e la pandemia ya se trabajaba en empaques reciclados y renovables que sustituyeran el plástico. Los materiales más usados son almidón de maíz, caña y algas marinas. Mercado Libres es de las empresas que solo usa embalajes reciclajes, reutilizabas o compostables.
  3. Economía circular: el hecho de que se han devoluciones, implica que algunos productos no se pueden volver a embalar ni vender con facilidad, lo que aumenta los desechos. Para esto, más empresas están diseñando productos concentrados de usos múltiples o agrupan productos, lo que reduce la cantidad de artículos que los clientes necesitan comprar, la cantidad de embalaje y la cantidad de entregas realizadas.
  4. Logística inversa: las devoluciones, los bienes usados y los productos al final de su vida útil se pueden recolectar con mayor facilidad.
  5. Transporte de carga: las tecnologías digitales permiten gestionar el transporte tradicional de forma más eficiente. Los sensores, junto con red inteligente y software de planificación de ruta, ayudan al seguimiento de la carga a través de aplicaciones.
  6. Almacenamiento: con ayuda de software, se mejora la gestión de inventario, ya que se asegura que el producto correcto en las cantidades correctas esté en el lugar correcto para su entrega a los clientes.
  7. Cadena de suministro: un informe de 2016 del Banco Interamericano de Desarrollo demostró que aproximadamente tres cuartas partes del impacto ambiental de los minoristas de línea amplia ya se generaba en su cadena de valor.

Del lado de Latinoamérica, ya se están implementado bicicletas, vehículos eléctricos, integración de algoritmos para rediseñar el embalaje con materiales sostenibles o reciclados, y que se optimice el espacio. También se tiene software para la gestión de inventarios, así como edificios inteligentes que permiten ahorrar hasta un 45% de energía durante un periodo de cinco años. Para 2023, se espera tener el primer avión eléctrico para eficientar los procesos de entrega.

“El crecimiento del comercio electrónico en la región ha resultado en un incremento drástico en el volumen de envíos que estamos transportando, así que el uso de soluciones más respetuosas con el medio ambiente para nuestros servicios de primera y última milla, ha sido prioridad para nosotros,” finalizó Mike Parra, CEO de DHL Express para las Américas.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario