Para ahorrar al hablar

Los costos de la conocida “larga distancia” cada vez van tendiendo más a cero. Antes de Internet, llamar a un lugar remoto era sinónimo de un alto importe en la factura telefónica, que, impactaba directamente a cualquier empresa. Tratándose de clientes, había que llamarles en todo momento, ni modo de pensar “no le llamo porque me sale muy caro”.

Desde hace un par de años, algunas aplicaciones de Internet han venido a disminuir, si no es que a desaparecer, estos altos costos. Las telefónicas lo saben así es que han bajado constantemente sus tarifas, sin embargo, es imposible competir contra algo gratuito.

Las opciones más usadas para tener comunicación por Internet con clientes, proveedores y colegas son las siguientes:

1. Skype. Este poderoso programa se descarga de su página y se instala en la PC. Una vez listo, se pueden tener conversaciones de la duración deseada entre usuarios del mismo sistema, sin costo alguno. Ahora bien, si el otro usuario –o tal vez el cliente- no tiene Skype o no quiere sugerirle que lo instale, se puede comprar crédito y hacer llamadas con precios competitivos. Sobre todo fuera de México. La calidad es de buena a excelente y en forma general, siempre funciona. Hay que tener cuidado con llamadas a celulares, que, siempre son más costosas.

2. El tradicional MSN Messenger también funciona, aunque no está enfocado a llamadas por voz como Skype, su adopción casi “de facto” en México hace muy factible que el contacto de negocios, prospecto o cliente tenga una cuenta en “Messenger” como se le conoce genéricamente. Aquí la recomendación es sacar una cuenta de correo para registrarse con algún significado, ya que platicar con [email protected] pues como que no da muy buena imagen. Hay que recordar que cualquier cuenta de correo puede usarse en este servicio, basta registrarla primero en www.passport.com.

Estos dos programas son los más socorridos y los que mejores resultados ofrecen. Claro que hay otras opciones, pero la idea es no perder tiempo y comenzar a comunicarse lo antes posible. Hay que tener cuidado si se tiene instalado un “firewall” en la empresa, pues muchos de estos sistemas bloquean el acceso de los mensajeros instantáneos por considerarlos o peligrosos o una pérdida de tiempo. En el caso de una corporación con miles de empleados, esto tiene mucho sentido. En su propia PYME, hable con todos los empleados y explíqueles con detalle el uso que se le dará a estos programas. De vez en cuando puede vigilar lo que están “hablando” o “chateando” sus colegas, pero impedirles el acceso porque “van a perder tiempo echando relajo” es un síntoma de que algo no está bien en el negocio, no un problema tecnológico.

Ahora bien, si la necesidad es establecer enlaces permanentes y gratuitos de voz entre sucursales o diferentes oficinas de la misma empresa, una solución de “conmutador IP” es la solución.

No son fáciles de instalar ni tampoco necesariamente económicos, pero todos en general ofrecen “tono de marcar” y con oprimir el número de extensión. La ubicación física o geográfica de la misma no importa, no hay costos asociados a la distancia. Esto se puede hacer a través de aparatos telefónicos similares a los de cualquier conmutador o con la versión de software, que se conoce genéricamente como “soft phone”. El único ingrediente indispensable es contar con el ancho de banda suficiente para soportar las llamadas. Espero sus dudas y comentarios a mi dirección de correo [email protected].

CRÉDITO: 
Javier Matuk