Tableros de Control

Los Tableros de Control (Cuadros de Mando o Scorecards) son el conjunto de indicadores utilizados para expresar el desempeño de una organización, o de una unidad de negocio. Son la materia prima para una interpretación fundamentada del estado de la organización, de una forma análoga a una radiografía nítida que permite interpretación fundamentada del estado de un paciente, y no una especulación.

La nitidez de la imagen depende de las características del dispositivo medidor y de la pericia del radiólogo. Análogamente la claridad de la expresión de la organización depende del diseño de Tablero de Control y de la disciplina y precisión de la medición. El objetivo de este artículo es presentar diferentes cuadros de mando para que el lector identifique que está usando en su organización.

Un Tablero de Control es la colección de indicadores que expresan el comportamiento de una organización o unidad de negocio. De acuerdo a su estructuración y a la regularidad de su medición pueden clasificarse en:

  1. Libres de estructura, sin regularidad en su medición. Se refiere a una colección de expresiones de diferente naturaleza (proyectos, indicadores cualitativos, cuantitativos, de naturaleza estadística), parecido a las “cuentas” que se anotan en una libreta en las tiendas de abarrotes de antaño. Estas listas de indicadores sirven principalmente para expresar situaciones excepcionales (focos rojos).
  2. Estructurados, sin regularidad. Es una su medición. Es una colección de de expresiones relacionadas entre sí. El Mapa Estratégico propuesto por Kaplan y Norton pertenece a esta categoría. Su fortaleza es hacia la expresión de un conjunto de proyectos, más que a una unidad de negocio.
  3. Libres de estructura, con regularidad en su medición. Se refiere a una colección de expresiones de naturaleza estadística, en ocasiones asociados por temas. Es similar a expresar una situación financiera personal con los estados de cuenta bancarios, se genera una idea, pero la interpretación requiere de construir relaciones. Estas listas en ocasiones se presentan visualmente los indicadores a sus desempeños esperados (semáforos).
  4. Estructurados, con regularidad en su medición. Se refiere a una colección de expresiones de naturaleza estadística relacionados por una estructura. Un ejemplo son los estados financieros, que pueden ser considerados como un tablero de control para indicadores económicos. Estos tableros de control son los más completos, pueden utilizarse en planeación, planteamiento de proyectos, seguimiento y presentación de resultados. Requieren de una disciplina en la medición y de una homologación en el diseño de indicadores.

Un diseño homologado de indicadores permite la evolución de un sistema de medición. Un diseño intuitivo de indicadores hará un Tablero de Control con una expresión pobre de la organización y su interpretación una especulación.

*El autor es consultor académico especializado y director general de The Business Performance Institute, despacho de consultoría especializada en diseñar la Prospectiva Estratégica, Evaluación del Desempeño Organizacional y la Gestión de Procesos de Negocio en organizaciones gubernamentales y públicas, a nivel nacional e internacional