san

Por: Elizabeth López Argueta / El Empresario

Lo primero es no alarmarse, pues aunque pueda tener implicaciones en los pagos, puede resolverse favorablemente sin tener que pagar multas o recargos por ello.

Distribuir contenido