Retiro del accionista a través de reembolso de capital o enajenación de acciones

Cuando un accionista o inversionista decide retirar total o parcialmente sus acciones de una sociedad, existen dos opciones para realizarlo: a través del reembolso de capital o bien, de la enajenación de acciones; cada uno, además de tener efectos fiscales muy particulares, también tiene participantes y obligaciones fiscales y legales diferentes que se tienen que evaluar. Veamos las implicaciones de cada uno:

Enajenación de acciones

La operación de enajenación de acciones la realiza el socio o accionista, ya sea con un tercero, o con el resto de los socios o accionistas de la misma sociedad. El accionista es el sujeto obligado al pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y quien define el precio de venta por acción.

En la enajenación de acciones, intervienen las siguientes figuras: el enajenante, el adquirente y la sociedad emisora; cada una de ellas tiene sus propias obligaciones fiscales y legales.

Es importante considerar quién es el enajenante y el adquirente, es decir si se trata de una persona física o moral residente en México, o persona física o moral residente en el extranjero, ya que el tratamiento es diferente para cada caso, al igual que sus obligaciones fiscales.

De manera general, las obligaciones de cada uno de los participantes son las siguientes:

Enajenante:

  1. Solicitar a la asamblea de accionistas y/o al consejo de administración su aprobación para enajenar las acciones.
  2. Celebrar el contrato de compraventa con el adquirente.
  3. Determinar el costo fiscal de las acciones y la utilidad o pérdida fiscal de la enajenación.
  4. Efectuar el pago provisional del ISR, a cuenta del impuesto del ejercicio.
  5. Enterar el ISR (si el adquirente es residente en el extranjero sin establecimiento permanente en México).
  6. Emitir el comprobante fiscal digital por la enajenación (CFDI).
  7. Acumular la ganancia determinada, en su caso, en la declaración anual.
  8. Si el enajenante es persona física residente en México o bien residente en el extranjero, y optó por dictaminar la operación de la enajenación por contador público inscrito:
    • a. Manifestar por escrito al adquirente que efectuará un pago provisional menor (solo en el caso de persona física residente en México).
    • b. Presentar aviso ante la Autoridad fiscal, a más tardar el día diez del mes de calendario inmediato posterior a la fecha de la enajenación.
    • c. Presentar el dictamen dentro de los treinta días siguientes a aquél en que se presentó o debió presentar la declaración del impuesto

El pago provisional debe realizarse de conformidad con el artículo 126 de la LISR, si el enajenante es persona física, y con el artículo 14 si es persona moral, en ambos casos tratándose de residentes en México. Si el enajenante es residente en el extranjero se deberá considerar lo mencionado en el artículo 161 de la misma Ley.

Adquirente:

  1. Celebrar el contrato de compraventa con el enajenante.
  2. En caso de que se haya dictaminado la operación, obtener del enajenante la manifestación por escrito que efectuará un pago provisional menor.
    Si el adquirente es residente en el país o residente en el extranjero con establecimiento permanente en México:
  3. Efectuar la retención y entero del pago provisional del ISR (si el enajenante es persona física residente en México o persona física o moral residente en el extranjero). Si el enajenante es persona moral residente en México no se efectúa retención.
  4. Emitir el comprobante fiscal de retenciones e información de pagos y constancia de la retención.

Sociedad emisora:

  1. Aprobar en asamblea de accionistas o consejo de administración la enajenación.
  2. Proporcionar a los socios que lo soliciten, una constancia con la información necesaria para determinar los ajustes a que se refiere el artículo 22 de la LISR.
  3. Emitir los nuevos títulos accionarios.
  4. Actualizar el libro de socios o accionistas y de actas de asambleas de socios o accionistas, así como el registro de acciones.
  5. Publicar transferencia de las partes sociales y acciones en el Sistema Electrónico de la Secretaría de Economía.
  6. Presentar el aviso ante el Registro Federal de Contribuyentes de actualización de socios o accionistas.

Reembolso de capital

En el reembolso de capital, la sociedad emisora es quien realiza el pago al accionista al valor por acción que acuerde la Asamblea de Accionistas. La sociedad es el sujeto obligado al pago del ISR.

En la reducción de capital intervienen solo la sociedad emisora y el accionista que retira su capital.

Las obligaciones de cada uno son las siguientes:

Accionista:
1. En el caso de personas físicas residentes en México, deberán acumular, para efectos de su declaración anual, la utilidad distribuida.

Sociedad emisora:

  1. Aprobar en asamblea extraordinaria de accionistas la reducción de capital. El acta de esta asamblea deberá protocolizarse ante Notario Público.
  2. Efectuar el cálculo del efecto fiscal de la reducción. Esto implica contar con el cálculo y documentación soporte de la Cuenta de Capital de Aportación (CUCA), la Cuenta de Utilidad Fiscal Neta (CUFIN), pérdidas fiscales por amortizar y capital contable de conformidad con Normas de Información Financiera.
  3. Enterar, en su caso, el ISR determinado.
  4. Efectuar el pago del reembolso al socio o accionista.
  5. Emitir la constancia de pago de utilidades a que se refiere la facción XI del artículo 76 de la LISR.
  6. Publicar la reducción aprobada en el sistema electrónico establecido por la Secretaría de Economía.
  7. 7. Actualizar el libro de socios o accionistas y de actas de asambleas de socios o accionistas, así como el registro de acciones.
  8. Presentar el aviso ante el Registro Federal de Contribuyentes de actualización de socios o accionistas.

De conformidad con lo que se establece en el artículo 78 de la LISR, se tiene que determinar si al accionista se le están reembolsando solo las aportaciones que realizó actualizadas, o también se le están distribuyendo utilidades, para lo cual deberá aplicar las fracciones I y II del artículo referido.

En caso de que se esté reembolsando solo aportaciones, no se causará ISR; pero si se están pagado además utilidades, habrá que determinar si dichas utilidades ya pagaron impuesto, de lo contrario, se tendrá que pagar al realizar el reembolso.

Es importante considerar que las actas en las que se haga constar la disminución de capital social, las constancias que emitan o reciban las personas morales en los términos de la LISR al distribuir utilidades, de la información necesaria para determinar los ajustes a que se refieren los artículos 22 y 23 de la LISR, las declaraciones de pagos provisionales y del ejercicio, de las contribuciones federales, deberán conservarse por todo el tiempo que subsista la sociedad.

Conclusión:

Si bien el retiro total o parcial del socio o accionista de una sociedad puede ser a través de la enajenación de acciones o la reducción de su capital, cada uno de estos esquemas tiene actores, tratamientos, obligaciones y efectos fiscales diferentes. Habrá que analizar, además de las restricciones establecidas en los estatutos de la sociedad emisora y el efecto fiscal de cada uno de ellos, las obligaciones legales y fiscales, la documentación requerida, los cálculos requeridos y el costo que ello implica.

Ma. Teresa Cruz Rodríguez, integrante de la Comisión de Auditoría Fiscal, Socia en De la Paz, Costemalle – DFK, S.C.
[email protected]