Responsabilidades empresariales sobre el trabajo en casa

Este artículo está dedicado a mi socio Luis Eduardo Nolasco Robles Farrera, que desafortunadamente falleció el 13 de enero pasado, dos días después de habernos hecho llegar el material que utilicé de base para el presente artículo. Que descanse en paz.

El 12 de enero pasado, entraron en vigor algunos cambios a la Ley Federal del Trabajo (LFT) de nuestro país, mediante los cuales se modifican y adicionan algunos aspectos que tienen que ver con el trabajo a distancia o teletrabajo.

El trabajo a distancia o desde casa, ha existido en todo el mundo a partir del surgimiento de las tecnologías de la información, sin embargo, en nuestro país, su aplicación era muy limitado. Es a partir de la pandemia del Covid-19, ha obligado a que las oficinas y muchos centros de trabajo hayan tenido que cerrar, y en consecuencia, las empresas han habilitado que, cuando esto es posible, los empleados lleven a cabo sus labores desde sus domicilios personales u otros lugares que les permitan tener conexiones a la internet y tener accesos remoto a los recursos informáticos y bases de datos de sus empresas, así como la posibilidad de efectuar tareas y enviar información sin necesidad de acudir a la oficina de la empresa.

Estas reformas definen el Teletrabajo como aquel que es desarrollado a favor de un patrón desde el domicilio del trabajador utilizando tecnologías de la información.

El teletrabajo tiene que cumplir las siguientes características:

  • Tiene que haber subordinación en los términos de la propia LFT;
  • Se lleva a cabo una actividad remunerada;
  • El trabajo, es llevado a cabo en un establecimiento diferente al del patrón;
  • El trabajador cumple una jornada fija de trabajo;
  • El 40% o más del tiempo dedicado a las actividades del trabajador son llevadas a cabo en el domicilio del trabajador;
  • En consecuencia, no hay presencia física del trabajador en el centro de trabajo del patrón;
  • Existe la utilización de tecnología para la información y comunicación entre el patrón y el trabajador para el contacto y mando.

La LFT define tecnologías de la información como el conjunto de servicios, infraestructura, redes, software, aplicaciones informáticas y dispositivos que tienen como propósito facilitar las tareas y funciones en los centros de trabajo, así como las que se necesitan para la gestión y transformación de la información, en particular los componentes tecnológicos que permiten crear, modificar, almacenar, proteger y recuperar esa información.

Para esto la LFT requiere que exista en el contrato individual de trabajo las condiciones de trabajo que incluyan:

  1. Nombre, nacionalidad, edad, sexo y domicilio de las partes;
  2. Naturaleza y características del trabajo;
  3. Monto del salario, fecha y lugar o forma de pago;
  4. El equipo e insumos de trabajo, incluyendo el relacionado con las obligaciones de seguridad y salud que se entregan a la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo;
  5. La descripción y monto que el patrón pagará a la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo por concepto de pago de servicios en el domicilio relacionados con el teletrabajo;
    En este punto, no aclara si este pago se considera ingreso acumulable para ISR, si este desembolso es deducción para efectos fiscales para el patrón, y si integra al salario base de cotización para IMSS
  6. Los mecanismos de contacto y supervisión entre las partes, así como la duración y distribución de horarios, siempre que no excedan los máximos legales; y
  7. Las demás estipulaciones que convengan las partes.

En relación con el contrato colectivo y/o reglamento interior del trabajo, la LFT estipula que en caso del teletrabajo el patrón deberá facilitar los mecanismos de comunicación y difusión a distancia con los que cuente el centro de trabajo, incluyendo el correo electrónico u otros.

En este esquema de teletrabajo el patrón se obliga a:

  1. Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros;
  2. Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas;
  3. Asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad;
    En este aspecto, No indica cómo se determina la proporción
  4. Llevar registro de los insumos entregados a las personas trabajadoras bajo la modalidad de teletrabajo, en cumplimiento a las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo establecidas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social;
  5. Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo;
  6. Respetar el derecho a la desconexión de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al término de la jornada laboral;
  7. Inscribir a las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al régimen obligatorio de la seguridad social, y
  8. Establecer los mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías de la información de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo, con especial énfasis en aquellas que cambien de modalidad presencial a teletrabajo.

Las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo tienen las obligaciones especiales siguientes:

  1. Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón;
  2. Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo;
  3. Obedecer y conducirse con apego a las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo establecidas por el patrón;
  4. Atender y utilizar los mecanismos y sistemas operativos para la supervisión de sus actividades, y
  5. Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

Existen otros asuntos relevantes a tener en cuenta para el teletrabajo, mismos que trataremos en un artículo posterior.