reforma al home office

Por: Pilar Martínez / El Economista

Los patrones deben establecer contratos, individuales o colectivos, donde detallen todos los aspectos que demanda la reforma, y deben tener claridad de que se considera Home Office cuando el tiempo que el trabajador labore en esta modalidad sea de más de 40% de su jornada.

Distribuir contenido