Semana Santa trae buenas ganancias

Archivo/Eleconomista.mx

México debe activar servicios que lo conviertan en un imán turístico a nivel mundial

La Semana Santa es uno de los periodos de asueto más importantes para México. Significa una de las derramas de mayor relevancia en el año con la visita de más de 12 millones de turistas nacionales e internacionales, parte de los cuales se estima dejarán en esta ocasión, alrededor de 12,550 millones de pesos en todo el país.

Sin embargo, ante la constante violencia e inseguridad que han registrado algunos estados y las continuas alertas de naciones como Estados Unidos y Canadá para exhortar a sus ciudadanos a modificar su destino final en lugar de México, esta semana será vital para verificar si realmente los empresarios del sector turístico han identificado la verdadera importancia del mercado nacional.

Y es que los mexicanos son los que realmente, con sus constantes visitas a distintos destinos del país, dan continuidad a este sector, al representar 7 de 9% que aporta al Producto Interno Bruto (PIB) y contribuir con 86% de los ingresos de la industria.

El turismo en México es la tercera fuente de divisas y genera más de 2.5 millones de empleos directos. Se estima que en esta industria se tiene una participación de casi 44,000 unidades económicas, de las cuales 80% corresponde a pequeñas y medianas empresas (pymes).

Y aunque México ha logrado recuperarse de la baja que mostró durante el 2011 por una visión internacional, de alguna manera falsa o incompleta sobre la inseguridad que se vive, sigue perdiendo competitividad frente a otras naciones en el plano internacional, dejando atrás el gran potencial que lo caracteriza.

De esta forma, el país ha desaprovechado notablemente la oportunidad de fortalecer su mercado interno y demostrar a nivel mundial que podría colocarse en los primeros cinco lugares y no dentro de los 10 primeros como lo ostenta en la actualidad.

Mayor valor agregado

En los últimos años, se ha observado un crecimiento constante del turismo en el mundo a tasas superiores al que ha demostrado la economía en su conjunto. Mientras que México sigue sin activar servicios turísticos que lo distingan por generar mayor valor agregado, que lo conviertan en un imán para terminar de conquistar al mercado nacional y atraer con mayor fuerza al viajero internacional.

Esta última parte deberá exigirnos diversificar los visitantes domésticos, con una mejor infraestructura y conectividad terrestre y aérea, sin dejar de lado la oportunidad que hoy representa el sistema portuario, así como tratar de conquistar otras naciones para no depender únicamente de la llegada de visitantes estadounidenses.

Twitter: @chucastellanos

CRÉDITO: 
Carmen Castellanos