Pon a salvo la identidad de tu empresa

Foto: Cortesía

Omitir esta acción, a largo plazo afectará gravemente a tu marca

A la hora de crear una marca, los mexicanos siempre tienen mucho ingenio, pero es importante que esas grandes ideas sean patentadas para garantizar su uso exclusivo y evitar que otros se adueñen o hagan uso indebido de ella.

El registro de marca tiene múltiples beneficios, además de hacerte partícipe de una sana y leal competencia, brinda imagen y reputación a la empresa, lo que a su vez genera confianza con los clientes, los cuales empezarán a familiarizarse con ella.

Una marca es el nombre, logo, empaque o el conjunto de estos, que identifiquen los productos o servicios de una firma para diferenciarla de otras, aun cuando posean características similares. El carecer de este distintivito puede dar como respuesta múltiples descontentos, ya que los negocios son una lucha constante y no siempre se respetan las reglas del juego, y si algún competidor empieza a operar bajo el nombre de una marca, el cliente puede confundirse y adquirir por error otros productos o servicios y provocará bajas en las ventas.

Puede suceder que una firma use el nombre de una marca sin registro previo, así gana exclusividad con una idea plagiada; por ello, el registro de marca brinda las bases legales para evitar este tipo de abusos. Además, con esta acción puedes franquiciar, licenciar, ceder los derecho de tu marca y sacarle mayor provecho; a la par, tendrás exclusividad en toda la República Mexicana y en caso de necesitarlo, tienes prioridad al solicitar un permiso para usar la marca en el extranjero.

Antes de registrar tu marca debes saber que, hay cuatro tipos de marcas que la Ley de Propiedad Industrial reconoce:

  • Nominativas: son aquellas que identifican un producto o servicio a través letras, números, palabras, o conjunto de estas y deben sonar fonéticamente diferente a aquellas marcas de productos o servicios de su misma especie o clase.
  • Innominativas: son figuras o logotipos que visualmente le dan identidad a las marcas.
  • Tridimensionales: se refiere al diseño del producto o de su empaque, envoltura, caja o envase, siempre que sea característico y diferente al de productos similares.
  • Mixtas: son marcas que resultan de la unión de los tipos anteriores; es decir, la combinación de las letras o palabras con el logotipo y empaque.

Para registrar tu marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial los procedimientos son muy sencillos y ágiles, solo necesitas:

  1. Nombre y logotipo, de los cuales primero debes solicitar el servicio de búsqueda para verificar que no exista alguna marca registrada con nombre similar.
  2. Llenar solicitud de registro de marca, en donde solo debes anotar tu nombre y domicilio, el tipo de marca que quieres registrar, etiqueta o la impresión que uses para tu marca, la fecha en que empezaste a usar la marca, clase a la que pertenece el producto o servicio, fecha y firma.
  3. Hay que realizar el pago en el banco, el costo por el trámite es de $2,303.33 MXP.
  4. Posteriormente debes presentarte con los documentos anteriores en originales y copia, además, seis etiquetas o impresiones de tu marca; si es aprobada tendrás tu título de registro en aproximadamente seis meses.

El registro de tu marca es vigente por diez años, cumplido ese lapso puedes hacer la renovación del registro por el mismo periodo. Recuerda que este trámite protege a tu marca de malos usos y en caso de que suceda, tendrán las bases legales para proteger tu exclusividad. No descuides las grandes ideas que haz desarrollado, mejor regístralas y dale fortaleza, confianza y competitividad a tu empresa.

*Fundadora y directora del despacho Leal Montemayor, único en el país conformado exclusivamente por mujeres.

www.lealmontemayor.com

[email protected]

CRÉDITO: 
Carolina Leal*