Mitos y realidades del financiamiento

Foto: Cortesía

México necesita fortalecer su mercado interno y generar empleos

Desde hace varios años se tomó como uno de los principales ejes del crecimiento del país la creación y generación de empleos. En la presente administración del presidente Felipe Calderón la idea es tomar las riendas en políticas públicas que promuevan el empleo y el consecuente fortalecimiento del mercado interno. Sin embargo, las condiciones macroeconómicas externas han erosionado las expectativas y México sigue atado al ciclo económico del país del norte.

La propuesta suena repetitiva e incluso trillada, revertir la situación y darle fortaleza a nuestra economía suena fácil, pero aún queda campo fértil para impulsar las empresas del país, dar oportunidad a que se sigan promoviendo negocios, crear tecnologías propias y desde luego generar los empleos que tanta falta hacen. El camino natural es el financiamiento a las empresas, pero la dinámica se queda entrampada, por un lado, por la falta de financiamiento en sectores productivos, principalmente de actividades primarias; por otro, las políticas astringentes de riesgos de los bancos y finalmente las empresas que pueden mejorar en sus políticas internas y estrategia de negocio.

En México existen más de 3 millones de empresas registradas, un mercado bastante interesante para financiar en sus diferentes modalidades, crédito, mercado de valores y capital de riesgo. Para que las empresas puedan acceder al crédito, independientemente de su tamaño o actividad, es deseable que mantengan al día sus estados financieros de dos años, aspectos legales como actas del Consejo de Administración o reportes de administración, contar con un historial crediticio sano y una planeación financiera con objetivos y metas a mediano y largo plazo.

Para empresas que están en ese proceso de incubación, existen opciones para financiar el Capital Semilla a través de recursos de la Secretaría de Economía, así como de algunas instituciones que financian una parte con garantía de Nacional Financiera. La variable relevante en este caso es la viabilidad y el éxito del plan de negocios.

Las empresas que hayan alcanzado un grado de madurez que les permita ubicarse en el rango de medianas, es factible que puedan emitir acciones en la Bolsa Mexicana de Valores como alternativa para financiar sus inversiones.

El sentido de listarse tiene un doble propósito: profundizar el mercado de valores de México y aplicar las mejores prácticas corporativas en el interior de la empresa.

Es importante no dejar de voltear como alternativa de financiamiento a los Fondos de Capital Privado y al financiamiento de los proyectos de inversión a través del empaquetamiento del proyecto en un fideicomiso.

* Director de la Licenciatura en Administración Financiera en el Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

CRÉDITO: 
Juan Carlos Perez Macías*