Tienes un negocio en un centro comercial, te decimos qué medidas seguir en la reapertura

Foto: Rosario Servin

Aunque el semáforo epidemiológico continua en rojo, las tiendas departamentales y centros comerciales en la Ciudad de México podrán abrir el próximo lunes 8 de febrero; sin embargo, habrá algunas restricciones.

En conferencia de prensa, Eduardo Clark García, director de gobierno digital de la agencia digital de innovación pública, detalló que los negocios ubicados dentro de estos inmuebles podrán abrir las 24 horas, pero con un aforo máximo del 20% y solo deberán permitir el ingreso de una persona por hasta 30 minutos, con uso obligatorio de cubrebocas.

“Con el objetico de reducir el volumen de personas que entran al mismo tiempo se permitirá que las tiendas departamentales y centros comerciales operen las 24 horas del día… y sólo al 20% porque dado que son grandes superficies nos permite que no haya contacto cercano”, destacó.

Los restaurantes que operan dentro de los centros comerciales y áreas de servicio de comida rápida podrán dar servicio sólo al aire libre, en caso de no contar este tipo de espacio sólo deberán operar para llevar.

Restaurantes y negocios

Asimismo, Eduardo Clark detalló que los restaurantes de la Ciudad de México tendrán una ampliación de horario de tres horas. Ahora podrán operar hasta las 9 de la noche, ofreciendo sólo servicio solamente al aire libre.

"Pueden usar las banquetas, operar en calles, utilizando el primer carril con medidas necesarias para no generar un accidente'', aclaró Sheiunbaum.

En el centro de la capital los comercios continuarán operando únicamente con atención al aire libre, hasta las cinco de la tarde, aunque podrán hacerlo un día más: de martes a domingo; seguirán obligados a cerrar solo los lunes.

Derivado de las negociaciones entre las autoridades de la capital y el sector comercio, en tiendas departamentales y plazas comerciales se aplicarán pruebas semanales, que pueden ser antigénicas, al 20% de los vendedores de piso, por su mayor contacto con clientes.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza y Rolando Ramos