La mejor herramienta de planeación financiera: el presupuesto personal

Un presupuesto personal se puede definir como un documento en el que se cuantifican los ingresos y egresos de dinero, que una persona espera tener para en un periodo de tiempo determinado, que le permita crear riqueza a través del ahorro y al mismo tiempo disminuir y reducir gastos con el fin de evitar problemas financieros futuros.

Es importante que se le dé un seguimiento constante, revisarlo minuciosamente y realizar las correcciones pertinentes. Porque esta herramienta de control, permite tomar decisiones de inversión y de financiamiento.

Elaborar un presupuesto personal es una de las decisiones más importantes en lo que se refiere a la planeación financiera, ya que es una herramienta que permite tener unas finanzas sanas y ayuda a proteger el patrimonio. El presupuesto incluye la parte de ingresos - que es el dinero que se obtiene por el trabajo realizado o cualquier otro motivo que incremente el patrimonio. Y los gastos, - que son los desembolsos o salidas de dinero para hacer frente a compromisos adquiridos.

Se debe elaborar un presupuesto real y concienzudo, haciendo un análisis minucioso de los hábitos de consumo, que permita determinar la capacidad de pago, así como los conceptos en los que se destinan mayores recursos.

Asimismo el presupuesto personal permite, diagnosticar la situación financiera actual, determinar si se necesitan otras fuentes de ingresos, identificar los conceptos en los que se gasta demasiado y decidir si son necesarios, o bien se podrían disminuir, evaluar el nivel de endeudamiento y crear un fondo de contingencias.

Cabe mencionar que el resultado de la diferencia entre el la suma del total de ingresos menos el total de los egresos presupuestados, tiene que ser con saldo positivo, y que por lo menos oscile entre 10% y 30% del total de los ingresos, es lo más recomendable para unas finanzas sanas. Si el saldo fuera negativo, hay tres opciones para revertir esta situación, la primera es buscar la forma de generar mayores ingresos, la segunda es reducir gastos, buscar partidas que no sean indispensables, y la tercera es una combinación de ambas, es decir incrementar los ingresos y además disminuir gastos.

El saldo resultante positivo se puede utilizar para hacer un fondo de contingencia, es decir, guardar cierta cantidad de recursos con la finalidad de cubrir, algún imprevisto o emergencia, el monto recomendado oscila entre 3 y 12 meses de ingreso mensual. Así mismo una parte del saldo, podría utilizarse como ahorro, para tener un patrimonio, lo recomendable, es por lo menos el 10% del ingreso.

La forma más recomendable de distribuir los recursos personales puede ser la siguiente:

Ahorro (10%)

Es la parte del ingreso que no se destina al gasto y que se reserva para necesidades futuras. La clave del ahorro es la capacidad de reunir dinero de manera constante durante un período de tiempo. Ahorrar por medio de una institución financiera, se puede generar una ganancia que son los intereses, los cuales varían dependiendo del plazo y tipo de cuenta de ahorro.

Pago de hipoteca o renta (30%).

Una hipoteca es el préstamo que realiza una institución financiera, por el cual se paga una mensualidad con un costo adicional (intereses), a un plazo determinado. Renta es la cantidad de recurso que se pagan por el uso de un bien inmueble; se deben incluir los pagos de los servicios y mantenimientos.

Alimentación (15%)

En este rubro se consideran la comida, las compras en el supermercado.

Transporte (10%)

Ya sea por pago de transporte público o bien la mensualidad de un vehículo nuevo, se incluye el consumo de gasolina, los servicios de mantenimiento, pago de estacionamiento y pago de impuestos locales.

Salud y Educación. (10%)

Se incluye el servicio médico. En educación se incluye las colegiaturas.

Seguros (10%)

La parte de los seguros de vida, auto, gastos médicos mayores, de servicios funerarios, educativos y hogar, son obligatorios, porque son de gran utilidad ante una emergencia financiera.

Vestido y cuidado personal (10%)

La comprar de ropa y calzado para la familia de acuerdo con tu nivel de ingreso. Considerar conceptos de cuidado personal como la visita a la estética, gimnasio.

Entretenimiento (5%)

La convivencia, el esparcimiento y la diversión, ir al cine o salir de fiesta, vacaciones, definir prioridades.
Lo más importante del presupuesto personal es conocer en que rubros se destinan los recursos, es difícil apegarse a lo presupuestado pero será la única manera de comenzar a crear un patrimonio y buscar la forma de tener finanzas sanas, en los pagos de deudas, se sugiere pagar más de la cantidad exigible cada mes, para terminar antes del plazo para pagar y para que los pagos mensuales no excedan el ingreso mensual.

*La autora, Laura Becerra Rodriguez es integrante de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México.