Vacaciones en época de pandemia, ¿cómo desconectarte del trabajo?

Seguir conectado impedirá que descanses. Foto: Especial

Antes de vivir la pandemia del coronavirus, pedir vacaciones significaba salir a pasear, de viaje y olvidarse de todo el trabajo por unas semanas; sin embargo, con los cambios que hemos vivido, si se tiene pensado pedir un descanso en estas fechas, muchas personas no pueden desconectarse completamente de su empleo porque los jefes siguen pidiendo cosas al saber que no pueden salir de sus hogares, ¿cómo evitarlo?

El teletrabajo ofrece muchos beneficios pero uno de los mayores problemas es el tiempo de conexión que pasan las personas. IvieLab, el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, afirman que durante la pandemia, ha aumentado un 34% el número de personas que trabaja desde casa, y además los teletrabajadores emplean dos horas extra adicionales de media debido a la dificultad para desconectar.

El problema es que al estar en casa, muchos se sienten obligados a estar conectados las 24 horas, además que los líderes aprovechan el no poder salir para pedir más tareas, por lo que incluso en vacaciones, no pueden descansar adecuadamente.

Evítalo

Para que esto no ocurra, un estudio de Sodexo Beneficios e Incentivos ofrece algunas recomendaciones:

Lo primero que se sugiere es que las reuniones tengan un horario y duración definida. Las videollamadas son ya la opción para mantener a los equipos conectados, y según datos de la compañía de interconexión DE-CIX, durante las primeras semanas de la crisis se duplicaron los usuarios en el tráfico relativo a videoconferencias.

Sin embargo, esto ha provocado un incremento del tiempo dedicado a reuniones, que a su vez provoca un aumento de las jornadas para avanzar con otras tareas. La sugerencia es implementar un horario fijo dedicado a reuniones, marcando una duración determinada de éstas. Y resulta determinante saber decir "no" a reuniones que no sean imprescindibles o no programadas.

También conviene limitar el envío de correos o llamadas. Hay que tener en cuenta que los dispositivos móviles nos permiten una disponibilidad casi las 24 horas, y esto provoca que la jornada no tenga fin. Las empresas deben marcar una hora límite para el envío de correos o realización de llamadas.

Los plazos de entrega y las prioridades deben estar perfectamente marcados, y se recomienda integrar metodologías agile o lean para optimizar los plazos de entrega.

Otra clave para desconectar en verano es no dejar cabos sueltos. Conviene organizar el trabajo durante las semanas y días previos al comienzo de los días de asueto para cerrar tareas.

Es importante dejar enviado a los líderes de equipo un informe de status detallado con todos los asuntos pendientes y personas de contacto, para que nuestros compañeros retomen tareas sin tener que recurrir a nosotros.

CRÉDITO: 
Expansión España / RIPE