Transformación digital, una apuesta para hacer crecer tu empresa familiar

Identifica las fortalezas en tus colaboradores. Foto: Especial

En los últimos meses el nombre del juego ha sido “incertidumbre”; y si algo se ha demostrado una y otra vez con absoluta certeza, es que la crisis multifactorial ocasionada por la pandemia del Covid-19 ha acelerado la transformación digital en todos los sectores económicos y en la forma de comportarnos como sociedad.

Así pues, las tecnologías digitales están avanzado a pasos agigantados y nos obliga a entender cómo aprovecharlas para estar cercanos a los distintos grupos de interés, con el propósito de entender las tendencias y atrapar las oportunidades.

La transformación digital está alterando el status quo en las organizaciones. Cada vez resulta más imperativo adelantarse con propuestas de productos, servicios o experiencias a mercados que tal vez hoy no existan para una empresa en particular, pero que deberán prepararse para no perecer.

Las empresas familiares tienen como característica sobresaliente el desarrollo de una visión de largo plazo y ello las obliga a reinventarse para mantenerse a flote cuando la adversidad las reta. Cuando la toma de decisiones de estas familias está alineada al propósito de trascendencia, se puede esperar que la apuesta va más allá de medidas financieras y aspectos como el prestigio y compromiso los llevan a crear nuevas oportunidades de crecimiento y permanencia.

Haciendo un recuento de los múltiples testimonios y experiencias compartidas por integrantes de empresas familiares que han sabido incorporar o intensificar las tecnologías digitales para un mejor funcionamiento del sistema familia-empresa, a continuación, les presento una selección de recomendaciones que aplican en lo general para sumar beneficios en el corto y mediano plazo, sin implicación de inversiones costosas.

1. Asegúrate de identificar el mejor modelo de negocio de tu empresa

Los modelos que veremos que sobrevivirán en el futuro serán los que puedan adaptarse a cambios en servicios, productos, canales, geografías, entre otros; deben ser adecuados para el propósito, sin dejar de probar diferentes escenarios de operaciones que permitan garantizar su relevancia en el futuro. Considera y toma en cuenta también que la automatización de tareas repetibles puede proporcionar importantes beneficios a tu empresa.

2. Optimiza el funcionamiento de tus cadenas de suministro

Implementa soluciones que minimicen los tiempos de entrega a tus clientes. Donde sea posible reduce desperdicios; minimiza los riesgos de proveeduría y diseña planes de contingencia. Las tecnologías basadas en la inteligencia artificial, el internet de las cosas y blockchain están revolucionando hoy más que nunca la manera de realizar transacciones. Es momento de identificar con qué fórmula tu negocio puede revolucionar su operación y responder de manera sorprendente a sus clientes.

3. Tener presencia online

Aún cuando la empresa considere que sus clientes saben cómo llegar a ellos, que no existe “amenaza” alguna en que sus ventas se las lleve la competencia, es casi “imperdonable” no existir cuando alguien busca tu producto o servicio en internet. El sitio puede ser simple, pero eso si, debe reflejar que es vigente y actualizado.

4. Uso y manejo de redes sociales

Por supuesto dependerá del perfil de compradores de tu producto o servicio, pero resulta necesario “existir” en las comunidades que se van creando en internet para estar en las opciones de los clientes existentes y de convertirse en opción de clientes que exploran en redes para “escuchar” recomendaciones. Diseña una estrategia de relacionamiento comercial y de comunicación que “invite” a usuarios a llevar tráfico (seguidores) a tus cuentas de redes sociales.

5. Trabaja con filosofía de CRM (Customer Relationship Management)

No importa que tan pequeña sea tu base de datos de clientes, puedes incluso tenerlo en archivos tradicionales que luego se podrán incorporar a una plataforma más sofisticada; lo importante es que se puedan registrar los patrones de consumo y preferencia de tus clientes con la intención de ofrecer siempre el producto o servicio que mejor respuesta dé a las necesidades de estos clientes. En la medida que la base de datos crece, la analítica de datos será tu mejor aliada, pero lo importante es eso: contar con los datos y no menospreciar su valor.

6. Identifica las fortalezas en tus colaboradores

Así como de aquellos integrantes de la familia empresaria que manifiestan interés en trascender generaciones. Es tarea de quienes ejercen roles de liderazgo identificar los mejores talentos para las tareas que se requieren para lograr los objetivos de las organizaciones. Son tiempos complicados y al mismo tiempo facilitan la posibilidad de redescubrir las fortalezas en las personas a nuestro alrededor.

Como dicen por ahí: han sido tiempos de sacar la casta para hacer más con menos pero también para acomodar mejor las capacidades de quienes hacen posible el desarrollo de los negocios. La cercanía familiar ha sido un catalizador en estos tiempos de crisis. Se han descubierto afectos y apreciaciones por sueños que no habían sido comunicados y hoy se descubren como grandes posibilidades de trascendencia. Establece los espacios para cultivar estos “cariños” y potencia el impacto en tu legado.

7. Busca ser eficiente con tus equipos de trabajo

Existen muchas aplicaciones, yo te recomiendo que sea una sencilla e intuitiva: Trello. Esta aplicación es un tablón virtual que te permite dividir tareas, adjuntar archivos, etiquetar eventos y agregar comentarios para ser más productivo en tus objetivos, y comprobar de un vistazo todo lo que tienes por hacer. En un principio puede resultar “intimidante”, pero créeme, el tiempo que se optimiza por tener claridad y orden te permitirá ver que sí se puede ser más efectivo.

8. Nunca dejes de promover e incentivar las soft skills

Hoy que el teletrabajo se ha acelerado y que llegado el momento de volver a la “nueva realidad” seguiremos manteniendo mucha actividad a distancia. Las nuevas condiciones exigen trabajar de manera más consciente las soft skills que alimenten el sentido de pertenencia, comunidad, orgullo y realización; estas son: humanismo, capacidad para resolver problemas, colaboración, adaptabilidad, empatía y resiliencia. Dedica espacio a estas prácticas que lograrán ser el componente diferenciador de las organizaciones florecientes.

*Dra. María Fonseca Paredes, directora del Instituto de Familias Empresarias para México y América Latina de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey.

CRÉDITO: 
* María Fonseca Paredes