Tener un propósito, clave para el talento

Aaron Hurst, CEO de Imperative. Foto EE: Gabriela Esquivel

En México hay más profesionales insatisfechos con su trabajo, que satisfechos con él. Según el Índice de la Felicidad, elaborado por Trabajando.com, People First y Reputación e Innovación, seis de cada 10 mexicanos no están a gusto con las actividades laborales que desempeñan.

Los trabajadores en nuestro país no se sienten valorados por su organización: 26.5% de ellos aseguran no tener un equilibrio personal y profesional, mientras que 43.1% no dudaría en cambiarse de compañía si tuviera una mejor oferta.

Se vuelve ineludible que las empresas nacionales ayuden a sus colaboradores a desempeñarse con un propósito, es decir, encontrar una motivación que les permita trabajar para obtener una mayor realización personal y profesional. Aaron Hurst, CEO de Imperative, plataforma que permite descubrir y actuar sobre lo que da propósito en el trabajo, menciona que las compañías deben darse cuenta de que la eficiencia de su capital humano es el diferenciador que tienen ante la competencia.

“Cuando la mayoría de los empleados se guían con un propósito, el desempeño de la organización aumenta hasta en 600%, lo que vuelve relevante si se considera que para 2020 los consumidores apostarán por empresas con objetivos claros”, refiere el experto.

Y es que pese al gran número de opciones que hay en el mercado mexicano, los consumidores nacionales están volteando a ver a las empresas diferentes, a aquellas que destacan del resto por los objetivos con los que se guían. Esto significa que los usuarios están dispuestos a pagar un porcentaje mayor por los productos que compañías que han demostrado tener una relación verdadera con ellos, a largo plazo, que se preocupan por sus necesidades.

En el tema del propósito, las tres acciones que diferencian a un producto son: fortalecen las relaciones, hacen sentir que los clientes tienen un impacto en la empresa y que la están ayudando a crecer. Aaron Hurst dice que “debemos pensar que a través de la comercialización se genera una conexión profunda con los consumidores”.

El papel del líder

Partiendo de que una persona con propósito puede laborar hasta 14 horas seguidas y continuar entusiasmada, las empresas deberían estar peleando por este tipo de profesionales. Sin embargo, “parece que muchas organizaciones aún no entienden que necesitan personas, ya que siguen apostando por los individuos multitask (aquellos que realizan más de una actividad a la vez)”, comenta Chip Conley, director global de Hospitalidad y Estrategia de Airbnb.

El también fundador de Joie de Vivre Hotels expone que la empresa ideal debe estar liderada por personas que tengan experiencia en negocios y habilidades humanas, en las que su estructura organizacional sea una pirámide invertida, es decir, que permee la vocación y se reduzca el trabajo.

“La personalidad tiene que ser el alma de la compañía, los CEOS tienen que refrescar su identidad y hacer que los empleados se enamoren del lugar donde laboran, que se sientan parte de él”, agrega.

Para lograrlo, Chip Conley propone basar la filosofía de la empresa en tres niveles: supervivencia, éxito y transformación. El primero tiene que ver con lo que hace que los trabajadores continúen en la compañía (dinero, compensaciones, seguridad en el trabajo) y asegurarse de que cuentan con lo necesario para garantizar su permanencia en la empresa.

Respecto al éxito, hay que recordar que no todo es emocional y las malas noticias no siempre deben impedir el ascenso como organización. Mientras que el tercer nivel hace referencia a las épocas de crisis, ya que éstas deben verse como el momento para cambiar y adaptarse a las nuevas necesidades del mercado.

El mensaje es claro, “ayudar a la gente a pertenecer a un lugar, darles sentido de propósito y esperar a que el rendimiento aumente; hay que usar la inteligencia y generar cosas que como líder te conecten con tus colaboradores”, concluye el directivo de Airbnb.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario