Tecnología, aliada para inclusión de talento con discapacidad

Sólo 25% de las personas con discapacidad tiene un trabajo formal. Foto: Shutterstock

En México, hay cerca de siete millones de personas con discapacidad (visual, sonora, cognitiva o motriz), de las cuales, menos de 25% tienen un trabajo formal, que incluya contrato y prestaciones laborales, además de que enfrentan una brecha salarial de hasta 151%, revelan datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Muchas veces se cree que una persona con discapacidad no puede realizar ciertas tareas, por lo que no se contratan, y quienes sí tienen trabajo, reciben menos ingresos. En realidad, una persona con discapacidad puede ejecutar cualquier actividad si tiene la disposición y las herramientas adecuadas. Aquí, la tecnología puede ser un importante aliado.

Para Daniel Ríos, vicepresidente adjunto de Asuntos Expertos en AT&T, la tecnología juega un papel muy importante en la actualidad porque permite mejorar la calidad de vida de las personas, sobre todo de quienes tienen algún tipo de discapacidad y sin realizar grandes inversiones económicas.

“Se puede desde cualquier teléfono inteligente, por ejemplo, ayudar a leer documentos o escucharlo mejor. Hay muchas aplicaciones que ayudan a esto y más, que permiten seguir haciendo las cosas que te gustan hacer”, dijo.

Esto no sólo es importante para realizar las actividades del día a día, sino que las empresas deben tenerlo en cuenta para poder crear una adecuada inclusión, que como, en palabras de Ríos, en una empresa no debe importar la condición de las personas, si tienen discapacidad, su género o preferencias sexuales, deben tener las mismas oportunidades.

“Por ejemplo, nuestra empresa que no importa cuánto veas, escuches o te muevas, lo que realmente importa es cómo piensas, tu capacidad para tomar decisiones estratégicas y tu talento”.

Tecnología inclusiva

Para que una organización refuerce su cultura de inclusión como de las personas con discapacidad, lo primero que debe hacer es analizar cómo ayudar y lograr que hagan sus actividades de forma más cómoda, no asumir lo que otros necesitan. De igual manera, buscar la tecnología adecuada a cada tipo de discapacidad.

Mayra Chiu, vicepresidenta adjunta de Diversidad e Inclusión en AT&T México, explicó que los sofware, como los que utilizan en sus centros, son muy recomendados. Por ejemplo, cuentan con uno que está presente en los callcenters que le permite a las personas con discapacidad visual hacer sus actividades.

“Lo más importante son los empleados y por eso se crean oportunidades para todos. Siempre se ha invertido en la gente, se hacen planes y se seguirá invirtiendo, poco a poco, para tener más herramientas”, explicó en entrevista con El Economista.

Detalló que en la organización hay más de 100 empleados con discapacidad, siendo las más comunes la motriz y visual, que se concentran en las tiendas y callcenters. De ellos, muchos ocupan puestos de liderazgo.

Asimismo, la compañía firmó recientemente un convenio con la Fundación Once América Latina por conducto de la Asociación Mexicana para la Atención de las Personas con Discapacidad Visual, IAP, para utilizar un software especializado que ayuda a contratar a personas con alta discapacidad visual.

Con ello, podrán aumentar la imagen de la pantalla para mejorar la visibilidad y tener un lector de documentos adaptable, tecnología que podrá utilizarse para personas con discapacidades de aprendizaje y baja alfabetización.

Otras herramientas son para discapacidad auditiva, quienes pueden trabajar con pantallas con subtítulos. En caso de deformaciones, por ejemplo, las que ocurren por artritis, se pueden utilizar plumas especiales para ocupar dispositivos móviles de una forma cómoda.

Chiu resaltó que, si bien la tecnología es primordial, hay que crear una cultura de concientización que debe arrancar desde los líderes y posteriormente fomentarla en los colaboradores.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario