Sustentabilidad en empresas, una prioridad

Foto: Cortesía

Años atrás, la prioridad de las empresas era generar el mayor dinero posible y superar a la competencia, sin importar nada más que los ingresos y el crecimiento; sin embargo, la visión ha cambiado, ahora no se piensa sólo en obtener ganancias, sino en adquirirlas de forma responsable con el medio ambiente y la sociedad.

En los últimos años el planeta ha sufrido un gran deterioro como disminución de recursos naturales y explotación de los mismos por lo que ahora las empresas están cambiando su modelo de negocios a uno más sustentable sin que deje de ser rentable.

Daniel Esty, profesor de la universidad de Yale y autor de The labyrinth of sustainability, explica que si bien la degradación ambiental surgió como preocupación en 1990 en todo el mundo corporativo, muchas empresas dejaban en segundo plano el impacto de la contaminación, recursos ecológicos y su gestión, a pesar de que eran preocupaciones políticas de primer nivel. La buena noticia es que actualmente los líderes entienden que sus compañías deben tener compromisos sociales.

La dimensión de la sustentabilidad cobra importante fuerza y se posiciona como prioridad para la siguiente década. Esto también ayudará a tener costos bajos, mejor crecimiento, reforzar la conciencia del tema y hacer crecer modelos de negocio que piensen más en la sociedad y entorno, expuso Esty durante la presentación de su libro.

Detalló que ahora el modelo que tiene mayor impacto es aquel que brinda bienestar a la sociedad y a la vez, permite a la empresa generar un buen crecimiento y posicionamiento en el mercado, una relación de ganar-ganar.

Para lograrlo, existen múltiples formas, desde una mejor gestión de recursos como agua o energía, hasta el diseño de productos amigables con el ambiente, orgánicos y más saludables.

“Comprender que el éxito comercial no puede lograrse a expensas de la sociedad significa que las empresas también deben responder a diferentes partes interesadas, desde los clientes hasta los empleados y las comunidades en las que operan. De hecho, a la sociedad en general”.

Responsabilidad social no es suficiente

Así como el concepto de sustentabilidad ha cobrado importancia en los últimos años, el de responsabilidad social también lo ha hecho desde los años 2000. En un comienzo, se creyó que era lo que toda la empresa necesitaba para demostrar su compromiso con su entorno; sin embargo, los líderes consideran que ya no es suficiente.

A partir de la responsabilidad social se han hecho contribuciones, por ejemplo, a escuelas, hospitales, asociaciones y se han ayudado a miles de personas, aunque esas acciones son buenas, no compensan el daño ambiental. “Ser menos malo no es suficientemente bueno.

Ahora la gente reconoce más el crecimiento de la sustentabilidad. Para ello, incorporan el tema de energía, medio ambiente, crecimiento económico y apoyo social, todo a la vez, y eso es lo más probable, la mejor practica que deben integrar las empresas”, dijo Esty.

Entre estas acciones, se debe saber tener control de la contaminación, manejo de los desperdicios, la emisión de los gases de efecto invernadero, uso del suelo y el consumo energético. “Eso puede determinar el éxito de la organización”.

Ante esto, grandes compañías ahora tienen en su equipo a un director de sostenibilidad.


Crecimiento de Latinoamérica

El interés por la sustentabilidad se está posicionado en las agendas de las empresas de todo el mundo, principalmente en China e India, aunque Latinoamérica no se queda atrás, pues hay casos con importantes estrategias.

Un ejemplo es Grupo Vanguardia, de Honduras, que fabrica plástico pero que diseñó un plan de reciclaje de este material. Antes usaban elementos totalmente vírgenes, pero desde que se dieron cuenta del poder que otorgaba reciclar el plástico, su modelo cambió.

La situación en México no es diferente porque diversas compañías han demostrado tener lo necesario en materia de sustentabilidad, aunque su progreso ha sido lento.

Entre los casos destacados del país está Walmart México con su estrategia de tener energía 100% renovable. Para ello, cuenta con granjas de energía eólica, políticas de cero desperdicios y desarrolla productos amigables con el medio ambiente.

Esty destacó que para lograr que todos adopten un modelo sustentable se requiere de la participación de los grandes corporativos y que éstos ayuden a los pequeños a sumarse. “Al final, es trabajo de todos sin importar su tamaño”.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario