¿Sigues en Home Office? Combate la falta de contacto humano con cinco tips

Los efectos por el aislamiento serán más notorios en seis meses. Foto: Especial

Ya 16 meses se tiene trabajando en modalidad remota en la mayoría de las empresas, algo que es benéfico para muchos, pero para otros está comenzando a afectar en la parte emocional por el aislamiento y la falta de contacto humano, situación que crecerá ante el aumento de contagios de Covid-19.

De acuerdo con la Encuesta de Diagnóstico de Bienestar 2021 de Willis Towers Watson, 80% de los empleados en México considera que la crisis de la pandemia dejará efectos graves en la salud emocional y bienestar de sus colaboradores, lo que también se verá reflejado en la productividad y asistencia al trabajo.

Los efectos pueden ser más notorios en los siguientes seis meses. y lo que ya se está observando va desde problemas de insomnio, cansancio, dolor de cabeza, estrés, hasta problemas más severos como problemas físicos, mayor vulnerabilidad a enfermar, depresión, ansiedad, desmotivación y síndrome de burnout.

Ante un confinamiento indefinido, es importante que los empleados trabajen en su bienestar y combatan los elementos que pueden dañar su salud. Para ello, Ayam, comunidad de acompañamiento integral que te impulsa a encontrar una práctica de auto cuidado y bienestar en línea, comparte cinco tips para mejorar tus labores de home office.

Asegúrate de descansar

Al trabajar desde casa, los descansos tenemos generalmente significan cambiar de una pantalla a otra y consumir diferente contenido como noticias o redes sociales, lo que realmente no es descansar.

Por nuestro bien, debemos tener descansos en donde nos desconectemos de los dispositivos y hagamos otras actividades. Algunas opciones son hacer estiramientos, meditar, tomar una siesta, disfrutar de la naturaleza, entre otras.

“La forma en que pasamos nuestros descansos en el trabajo puede parecer intrascendente, pero estudios han encontrado que las pausas de calidad son un periodo de recuperación que ayudan a disminuir el síndrome de burn out y aumentan la productividad y motivación”, indica la plataforma.

Diversifica tu red

Los compañeros de trabajo no son los únicos con quienes podemos encontrar una conexión humana. Si bien, en primera instancia recurrimos a la familia y amigos, expandir nuestra red puede ser benéfico para la salud y aumentar la felicidad.

Si no puedes reunirte con tus compañeros de trabajo o amigos, puedes iniciar una conversación con tu vecino o el repartidor de comida. Podríamos llamar a estas personas “extraños consecuentes”.

“El término 'extraños consecuentes' captura una paradoja fascinante sobre las relaciones casuales: son tan vitales para nuestro bienestar, crecimiento y existencia cotidiana como la familia y los amigos cercanos. Los extraños consecuentes nos anclan en el mundo y nos dan una sensación de estar conectado a algo más grande”, explican Melinda Blau y Karen L. Fingerman en su libro Consequential Strangers.

Haz citas para comer en línea o en persona

Podemos comprometernos a alimentar nuestra necesidad de conexión social programando espacios para el almuerzo, y compartir una comida con alguien (incluso si es en línea), puede ofrecernos esa interacción informal y amistosa que necesitamos.

Considera establecer citas virtuales para almuerzos con compañeros de trabajo o amigos para traer una conexión significativa a su día.

Valora la soledad, no es mala

Aunque a muchas personas no les gusta estar solas o perciben a la soledad como algo negativo, la realidad es que no lo es, al contrario, puede ser una muy gratificante y placentera.

Esos momentos en que estés solo, conviértelos en tiempo significativo para descansar, reflexionar, escribir o tomar un sorbo de tu bebida favorita en silencio. Consiéntete y conócete mejor.

Nutre tu salud mental de otras formas.

Por último, la conexión humana no es la única forma de nutrir nuestro bienestar mental, que es el principal inconveniente de la falta de contacto humano.

Considera otras formas en las que podrías cuidarte mientras trabaja desde casa, por ejemplo, no revises tus mensajes o redes sociales durante la primera hora al despertar, en su lugar, puedes hacer alguna práctica de yoga, meditación, leer un libro o cualquier otra actividad que mejore el bienestar en tu día.

“Cada uno de nosotros es único y requiere cosas diferentes para garantizar un bienestar óptimo, pero todos necesitamos el contacto humano. Usa tu creatividad y explora las diferentes formas en que puedes permanecer conectado con las personas con las que trabajas y con otras personas en tu vida, intenta desconectarte un poco de la tecnología y enfocarte más en las personas y lugares a tu alrededor, así lograrás un equilibrio saludable y encontrarás regalos ocultos que aguardan por ti”, finaliza Ayam.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario