Seis lecciones de Sheldon Cooper para ser líder

Aunque tiene actitudes molestas, muchas cualidades pueden adoptarse. Foto: Especial

The Big Bang Theory es una de las series más exitosas de los últimos años que agrupó a personajes emblemáticos, siendo el principal Sheldon Cooper, un científico muy inteligente con actitudes un tanto extrañas o “excéntricas”, que siempre quería ser el líder en todo lo que se desarrollará y que llegaba a irritar a las personas a su alrededor, pues carecía de habilidades sociales.

A pesar de que Sheldon se muestra frío, sin sentimientos, crítico, irritable o hasta cruel y narcisista, realmente siente un interés por las personas, trata de ser un buen amigo y gracias a muchos de sus comportamientos, muchos de los planes que ejecutan entre todos resultan exitosos. “Es claro que cuando estoy a cargo, pasan cosas buenas”, decía el personaje.

Si bien puede parecer solo un personaje más de una sitcom y muchas de sus cualidades no son las idóneas, la realidad es que Sheldon enseña muchas lecciones para liderar exitosamente, ¿cuáles? En especial están las siguientes seis:

1.- Es apasionado en su trabajo

A lo largo de la serie se conoce un Sheldon dedicado, apasionado por la ciencia (su área de trabajo) que siempre le dedica el tiempo necesario y da lo mejor de sí. Para él, no basta con cumplir, siempre busca ir más allá, innovar y crear cosas nuevas.

2.- Siempre está aprendiendo

Sin importar que su coeficiente intelectual sea de 180 puntos y aunque presuma de ello, constantemente está aprendiendo algo nuevo, desde el idioma chino hasta habilidades manuales como tejer, lo que le ayuda a la relajación y estrés.

También está al pendiente de lo que ocurre en el entorno, aún de temas que no le gustan como las ciencias sociales, lo que le permite estar mejor preparado.

3.- Quiere ganar siempre

Aunque su actitud de dominar todo pueda parecer algo molesto, la realidad es que se puede usar a favor del liderazgo. Si se desarrolla la determinación de ser el mejor en todo, se tendrán mejores resultados, el equipo de trabajo dará lo mejor de sí mismo y la organización tendrá un mejor crecimiento.

La clave es aprender a competir sanamente y no excederse.

4.- Su curiosidad no se detiene

No importa el rango que tengas, lo mucho que sepas o las habilidades que poseas, un buen líder mantiene su curiosidad siempre abierta. Por ejemplo, se preocupa por entender mejor las relaciones humanas y comprender otras áreas ajenas a su campo de trabajo como lo hace Sheldon.

5.- Busca soluciones a todo

No importa la circunstancia, inmediatamente busca cómo resolver los problemas incluso si la situación no lo favorece, pues el objetivo es salir adelante del imprevisto.

Eso se puede ver cuando ayuda a Penny y Amy a buscar qué hacer que Sheldon y Leonard odien, a lo que Cooper da opciones de actividades que él también detesta.

“Lo siento, Leonard, es lo que hago, resuelvo problemas”, dice.

6.- Siempre es honesto

No importa que pase, Sheldon jamás miente sobre lo que ocurre y si trata de hacerlo, se siente incómodo y no puede hacerlo. Siempre dirá la verdad por más incómoda que sea, aunque eso pueda ser cruel para otros.

Un buen líder debe tener esta cualidad entre las más fuertes, pues al igual que Sheldon, no ocultarán los errores o situaciones imprevistas, al contrario lo manifestarán e inmediatamente buscarán resolverlo.

"Lo siento, pero la señora Cooper no crío a un mentiroso".

Qué no aprender

Sheldon tiene muchas cualidades, pero hay cosas que los líderes deben evitar, como:

  • Desacreditar a colegas por no ser como uno mismo
  • Hacer menos a otras profesiones
  • Sentirse superior que los demás
  • No respetar las ideas de otros
  • No saber trabajar en equipo
  • No guardarse el conocimiento para uno mismo. Un buen líder comparte sus experiencias y aprendizajes
  • Hacer menos a los equipos de trabajo
  • Apropiarse del crédito cuando el trabajo se hace entre todo el equipo

¿Quién dice que no podemos aprender de las series? de Sheldon podemos aprender muchas cualidades para ser un buen líder.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario