Revisión de contratos colectivos a la baja en 2021

En el gremio laboral se conoce como “rasurar los contratos colectivos". Foto: Especial

Como nunca antes, las empresas debieron presentar estrategias adecuadas que les permitiera mantener sus operaciones y las plantillas laborales, por lo que en el arranque de 2021 existe la posibilidad de que se revisen, nuevamente, los Contratos Colectivos de Trabajo (CCT) pero esta vez a la baja.

En el gremio laboral se conoce como “rasurar los contratos colectivos de trabajo”, es decir, jurídicamente es válido reducir aquellas prestaciones que son superiores a las de la ley en dichos contratos, lo que quiere decir es que “nuestra Ley Federal del Trabajo es una ley de mínimos, de tal manera que las conquistas laborales que se hayan logrado, como podría ser pasar de 15 días de aguinaldo a 40 días, podría cambiar en una nueva revisión del contrato”, dijo Jorge Sales Boyoli, especialista laboral del despacho Sales Boyoli, y coordinador del Comité Laboral de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE).

Añadió que conforme a los criterios de la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “es válido revisar los CCT a la baja, entonces va a ser un año el 2021 lleno de muchos retos y quizá no debe sorprender que algunos contratos se revisen a la baja, es decir que se ajusten sus costos laborales para reducirlos”.

Dado que el panorama laboral en el arranque del año es incierto, no sólo por el comportamiento de la economía en los diferentes sectores, sino porque a la par se han tomado decisiones y medidas que en el campo laboral impactan de manera directa las relaciones de trabajo, esta podría ser una constante en las revisiones contractuales.

“La agenda laboral en 2021 es muy compleja, primero porque hay iniciativas de reforma que se quedaron pendientes, como es el caso del outsourcing y que se retomarán en el mes de febrero; es posible que la iniciativa de Teletrabajo se publique en el Diario Oficial de la Federación para que entre en vigor, y trae muchos cambios y obligaciones importantes; como también está el tema del nuevo sistema de justicia laboral”, explicó Sales Boyoli.

Crecimiento de contratos alternos

Explicó que las aerolíneas y los bancos históricamente han acudido a estrategias como crear contratos colectivos paralelos, entonces tienen el A y el B, en donde en el primero estacionan todas las prestaciones antiguas y para las personas nuevas que llegan crea otro tipo de contrato con prestaciones menos costosas para los empleadores.

“Quizá veamos ese tipo de volatilidad sindical de los CCT; pero si lo que queremos es preservar la fuente de trabajo, tenemos que ver cómo evitar la caída de empleos, ojalá el gobierno reconsidere dar apoyos a los empleadores para enfrentar todos los retos que se vienen, a fin de no precarizar más al empleo”, agregó Sales Boyoli.

Por otra parte, cabe señalar que las empresas empezarán a promover la posibilidad de que en las votaciones para elegir sindicato ─recuentos─ se incluya una parte en la implicitamente el trabajador la opción de elegir no pertenecer a ningún sindicato; “esa es una verdadera libertad sindical, es decir, darle la opción a los trabajadores de estar fuera de un sindicato sin que ello implique afectar sus relaciones de trabajo”, expuso el abogado laboral Óscar de la Vega, de la firma D&M.

CRÉDITO: 
María Del Pilar Martínez / El Economista