Responsabilidad social no es filantropía

Foto: Especial

La responsabilidad social es una de las áreas que más importancia está teniendo en las empresas y que incluso se ha vuelto una necesidad para tener una mejor reputación; sin embargo, muchas compañías no logran hacerla crecer porque se piensa que es filantropía, señala Yesenia Becerril especialista en Responsabilidad Social y directora de marketing en Bindiva.

A través de un comunicado, indicó que a pesar de que el término responsabilidad social se integró al lenguaje de los empresarios desde hace cerca de 30 años, aún no se aplica bien como para que los programas sean vistos más como una inversión que como un gasto.

“Nos enfrentamos principalmente a un problema: no hay claridad entre el concepto de filantropía y el de responsabilidad social corporativa en México. Esto en algunos casos incluso puede generar pérdidas económicas a las empresas”, dijo.

Al confundir los términos, las empresas se cierran a los beneficios que se siguen de gestionar un negocio en el que todos salgan beneficiados, tanto los colaboradores como los proveedores, los clientes y la comunidad.

Para evitar lo anterior, la experta recomienda que el programa de responsabilidad social debe vincularse con el modelo de negocio de una empresa.

Mientras que la filantropía se distingue por ser un trabajo social desinteresado y que funciona mediante donativos, la responsabilidad social corporativa busca beneficios para la población y para las empresas que la apoyan, precisó.

La confusión trae como consecuencia que las empresas hagan gastos en lugar de inversiones, por lo que es necesario redirigir las inversiones que se destinan a la colaboración con la comunidad, argumentó.

Así, añadió, las empresas que deciden implementar programas de responsabilidad social deben procurar ir más allá de los apoyos filantrópicos hacia la población y considerar el beneficio que pueden hacer por ésta sin tener que salirse de su entorno de negocios o giro.

CRÉDITO: 
Notimex