Reforma laboral no generará empleos por sí misma

Foto EE: Archivo

Los cambios en la legislación laboral del país de los tiempos recientes representaron un avance para facilitar el funcionamiento del mercado de trabajo, pero no generarán más empleos por sí mismos, por lo que deben acompañarse de incentivos a la inversión, y sobre todo, de una profunda transformación del enfoque educativo del país, dijo Mónica Flores, directora general de Manpower Group Latinoamérica.

“En el país se debe cambiar el sistema educativo, desde primaria hasta niveles superiores es la semilla de la productividad. Se debe incentivar mayor competencia, a donde los jóvenes busquen solucionar problemas y aprendan a trabajar en equipo”, argumentó.

Entrevistada en el marco de los trabajos del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) para América Latina 2015, reveló que en el próximo trimestre 80% de las empresas en el país no contratará ni despedirá a su personal, las expectativas son conservadoras.

Bajo esta tendencia, manifestó que para mejorar el mundo laboral, en México se tiene que elevar la generación de las actividades, y eso tendrá que suceder con o sin políticas públicas.

Admitió que en el país el papel de las mujeres en el mercado laboral, sobre todo en puestos de liderazgo, no marcha por buen camino, “tenemos una participación mínima y una brecha salarial frente al género masculino, en este sentido, somos el país más bajo en Latinoamérica”.

Para cambiar dicha tendencia, opinó que en el país se debería impulsar (en cada una de las empresas) una guía práctica para que las mujeres asciendan a puestos de mayor jerarquía.

“El 48% de las mujeres en México ha rechazado un ascenso por el impacto que puede tener en su vida familiar, factores culturales agravan la situación”, evidenció. Por ende, dijo, que cada vez hay más empresarias en el país, ya que es una manera de manejar su tiempo personal y profesional.

Además, indicó que 38% de las mujeres que tienen una carrera profesional y deciden no trabajar es porque prefieren quedarse en casa al cuidado de los hijos. Para cambiar dicha situación, subrayó, será necesario modificar las leyes del país, a fin de que se brinde mayor empoderamiento a las mujeres.


PERSISTE EL RETO DE ENCONTRAR AL CANDIDATO IDEAL

Mónica Flores reconoció que en América Latina aún falta mucho que hacer para cerrar el círculo de la escasez de talento, toda vez que persiste el reto en los empleadores de encontrar al candidato ideal.

Admitió que en muchas ocasiones el talento no es aceptado en un puesto de trabajo porque no tiene la experiencia y el conocimiento. De acuerdo con nuestros datos, detalló Flores, 44% de las empresas encuestadas dice tener problemas para conseguir una vacante.

“El problema se ha ido agravando, es latente en Latinoamérica, hay países de la región que ya están por arriba del promedio; hoy el perfil solicitado por los clientes es más sofisticado”, aseguró.

Refirió que los empleadores requieren mayores competencias, como hablar un segundo idioma, tener la capacidad de solucionar problemas, mayor análisis, liderazgo, entre otras.

“Dichas competencias transversales son las que más hacen falta en los jóvenes que quieren posicionarse en una organización; lo que hace más difícil competir por un puesto de trabajo”, dijo.

La tendencia se complica, aseguró, porque el sistema educativo mexicano no contempla dichas habilidades; así, comentó que las políticas públicas son importantes en cada país y ello impacta en las decisiones de las empresas para contratar talento.

Admitió que la relación de Manpower Group con las cúpulas empresariales del país es de suma importancia en temas laborales y de seguridad social. Es, dijo, “donde se genera la presión o sugerencia para ciertos reglamentos o leyes”.

En México, sostuvo, no se puede generalizar que el segmento laboral no percibe un buen salario, ya que en el pasado los altos ejecutivos estuvieron sobre pagados; tendencia que ha cambiado y en el mercado laboral ya no se ve con frecuencia sueldos de “locura”.

“Las empresas han tenido que ser más eficientes en gastos y costos; aunque la tendencia mundial seguirá en el pago de súper bonos con base a resultados –sobre todo en altos niveles- pero no con el salario base”, dijo.

Recordó que el promedio de sueldos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es más de 9,000 pesos (salario que no dice nada); en el país menos de 3% gana el salario mínimo, este tema se tiene que ver con cuidado.

“La compensación salarial de un trabajador tiene que ir en función al valor que generan en una empresa, no a lo que quiere ganar”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Paulina Gómez, Luis Miguel González y Octavio Amador / El Economista