¿Por qué las startups son las mejores para mamás profesionistas?

Su cultura laboral evita que elijan entre su maternidad y carrera. Foto: Especial

De las mujeres económicamente activas en México, cuatro de cada 10 son madres, quienes en muchos casos enfrentan el conflicto de compaginar el trabajo con el cuidado de los hijos y dedicarles tiempo de calidad. Esto ha obligado a millones de mujeres a renunciar a sus carreras o a buscar otras opciones de trabajo, tal vez más independiente o que les brinde mayor flexibilidad. Una de las opciones que pueden elegir son las startups.

Las startups no solo destacan por su base tecnológica e innovación, sino que su cultura laboral es diferente a lo usual, es más libre, abierta y enfocada a objetivos, no horarios o exigencias tradicionales. Por ello, una mamá profesionista tendrá mejor oportunidad de desenvolvimiento laboral en una empresa de este tipo.

“Cuando una mujer siente esa empatía y el respaldo que le brinda la compañía donde trabaja, se convierte en colaboradora mucho más comprometida con su labor tanto profesional como de mamá. Ambos trabajos son de suma importancia, y contar con ese apoyo siempre te ayuda a superar cualquier desafío”, comenta Elisa Rebolledo, General Manager de Casai México.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, las madres trabajadoras aportan del 30% a 60% en la economía del hogar, además que una quinta parte es viuda, separada o divorciada (10.2%, 6.6% y 2.5%, respectivamente); en tanto que 9.6% son madres solteras.

De ahí la importancia de que cada vez más organizaciones volteen a ver a jugadores como las startups y adopten una filosofía más humana, empática y flexible que permita desarrollar a las profesionistas a pesar de las dificultades.

“Trabajar en una startup ha significado un cambio súper positivo en el equilibrio de actividades laborales y cercanía con mi hija. Hoy puedo plantearme objetivos tanto personales como profesionales y tener la firmeza para alcanzarlos”, comenta Estephania Garcilazo, CX Manager en Casai, y una de las tantas mujeres profesionales de esta industria que ya no tiene que elegir entre su desarrollo personal y su labor como mamá.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario