¿Qué es la cultura ganadora y por qué la necesita tu empresa?

Kellogg es una de las empresas que la implementó recientemente. Foto: Especial

¿Cómo tener a los empleados más comprometidos, que a la vez se sientan llenos de bienestar y no quieran dejar la organización? Esa es una pregunta frecuente en los últimos años, pues los líderes se han dado cuenta de la importancia de ofrecer una excelente experiencia a los colaboradores, ya que tienen mayor productividad, son más felices, comprometidos y ayudan a la organización a crecer, ¿cómo lograrlo? Una forma es con la cultura ganadora.

La cultura ganadora se define como el conjunto de conductas y compromisos de las personas que conllevan a que la organización tenga resultados favorables y que la diferencia de sus competidores. Datos de la consultoría Bain & Company indican que una empresa con una cultura ganadora tienen mayor ventaja competitiva por lo que 81% de líderes directivos considera que quienes no la tengan, están destinadas a la mediocridad.

Asimismo, la cultura ganadora se basa en tener grandes aspiraciones y el deseo de ganar, algo que en estos momentos de pandemia es vital para sobrevivir, pero para esto, es necesaria la participación de todos.

Una de las empresas que ya implementa esta cultura es Kellogg, quien recientemente volcó todos sus esfuerzos para renovar su cultura interna, pues las necesidades de las personas y los cambios que ha dejado la pandemia, lo demandaban.

“En Kellogg siempre buscamos innovar e ir más lejos fijando nuevos objetivos. El reto constante es llegar primero, lo cual estamos convencidos de lograr gracias a nuestra Cultura Ganadora, que lanzamos en agosto de 2020”, aseguró Alejandro Cabral, vicepresidente de Recursos Humanos en Kellogg Latinoamérica.

Los pilares

De acuerdo con Bain & Company, para implementar una cultura ganadora, se requiere de una personalidad única basada en valores y herencias compartidas, así como conductas que creen el alma organizacional.

De igual manera, quienes ya la implementan, primero, realizan una auditoría para conocer el estado de la organización, se enfocan en resultados estableciendo objetivos para la empresa, alinean al equipo de gerencia y se moldean por la estructura de la organización, los derechos de decisión, los sistemas de administración del talento y medidas e incentivos.

En el caso de Kellogg, predominan cuatro pilares:

  1. Éxito: porque cuando todos tienen un mismo objetivo y orientan los mejores esfuerzos para cumplirlo, se logran resultados ganadores
  2. Coraje: cuando son capaces de tomar riesgos y lograr cosas nunca antes hechas
  3. Agilidad: demuestran poder adaptarse al cambio integrando información para la toma de decisiones a través de una profunda transformación digital
  4. Inclusión: buscan diferentes perspectivas en líderes y equipos multifuncionales y multiculturales.

Cabral indica que lo más importante para esta cultura es el tener el talento en equilibrio, en relación al aspecto físico y emocional. Por ello, crearon estrategia Winning Body and Mind, que engloba clases de mindfulness, meditación, yoga, retos deportivos y dinámicas divertidas que fomentan la integración de equipos, los cuales que han dado durante los meses de la pandemia.

Asimismo, tienen su estrategia Locate for your day, iniciativa global que estipula que, a partir del 2020 y en adelante, Kellogg trabajará con modalidad flexible; es decir, cada colaborador puede decidir desde dónde trabajar con base en sus necesidades, para que puedan lograr un mejor balance vida-trabajo y cumplir sus metas de bienestar.

“Se espera que, a través de su Cultura Ganadora, cada persona que conforma Kellogg esté alineada no solo con lo que se desea lograr, sino con cómo se va a alcanzar, capacitándose constantemente para hacer que las cosas sucedan de una mejor manera”, expuso, Víctor Marroquín, director general de Kellogg en México.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario