Pymes mexicanas, las terceras en Latam en sumar programas de bienestar empresarial

Permite retener talento, cuidar la salud y aumentar la productividad. Foto: Especial

Tener bienestar laboral ya no es un tema de lujo o un elemento de valor que las empresas dan por “buena imagen” o porque "les nace", ya es una necesidad que todas las organizaciones deben trabajar, sobre todo desde que comenzó la pandemia, tiempo que ha evidenciado las carencias que se tienen en el tema.

En estos dos años de pandemia, los trabajadores mexicanos han experimentado mayores niveles de estrés, ansiedad, depresión y síndrome de burnout, que si bien se relacionan con la crisis de salud que vivimos, la gran parte proviene de las condiciones de trabajo, el exceso de tareas, largas labores, presión, entre otros factores.

Muestra de ello es que 63% de la fuerza laboral mexicana ha vivido estrés labora, de los cuales 23% lo ha sufrido de forma permanente y 47% ocasionalmente, indica el estudio Estrés laboral en México de la Asociación de Internet MX (AIMX). En este sentido, 55% afirma que esto se debe a que sus jefes los buscan por diferentes solicitudes, 39% por una carga alta de trabajo y 32% por no terminar sus pendientes y continuar fuera de horarios de trabajo, es decir, por la noche e incluso la madrugada.

Pero la situación de estos no es nueva, ya que antes de la pandemia se registraban altos picos de estrés en los colaboradores por las condiciones de trabajo. Ante esto, se creó la NOM 035 con el objetivo de promover un entorno laboral favorable que prevenga riesgos psicosociales o en su defecto, poder corregirlos. Parte de este trabajo es crear estrategias de bienestar, algo en lo que las empresas trabajan más.

De acuerdo con Gympass, las empresas han logrado mejoras en la salud física, emocional y psicológica, así como en la productividad de los equipos de trabajo a través de los programas de bienestar, sector que se ha vuelto más atractivo al mantener sueldos competitivos en el mercado que le dan un alto valor para el empleado. Si bien en un principio las empresas grandes son las que más creaban estas estrategias, hoy las pequeñas y medianas (pymes) son de las que más los tienen siendo las que ocupan el tercer lugar en Latinoamérica en contar con las iniciativas.

“Hace 10 años nuestro equipo de ventas estaba 100% enfocado en empresas de más de 1,000 colaboradores. Actualmente continuamos con ese mismo equipo pero añadimos un área específica para el sector pymes en el que se trabaja con empresas de menos de 500 empleados, adecuándose a las necesidades del sector” mencionó Miguel Apellaniz, Vicepresidente de Client Sales & Success de Gympass para Latinoamérica.

Destacó que México se posiciona solo por debajo de Argentina y Brasil, que ocupa el primer lugar. De seguir con este ritmo, se espera que México ascienda al lugar numero dos en los siguientes años.

Crear iniciativas

Trabajar en estrategias de bienestar para los colaboradores permitirá tener empleados más sanos, comprometidos y sin deseos de marcharse de la organización, muestra de ello es que se genera un 27% mayor posibilidad de trabajar más de cinco años en una misma empresa cuando esta se preocupa por el bienestar de las personas.

Para comenzar a crear este tipo de estrategias, primero, hay que tener en cuenta que es un trabajo que se enfoca en la parte física, mental y emocional de las personas, pero ¿cómo lograrlo? A continuación te decimos los cuatro pasos de acción:

  1. Define los objetivos: comienza respondiendo ¿qué deseas dar a tus empleados y qué resultados buscas? ¿Ayudarlos a reducir su ausentismo, mejorar su rendimiento, trabajar en su aspecto emocional, cuidar más de su salud física?
  2. Contempla las posibilidades: una vez que valores lo que quieres, comienza estableciendo la parte específica que quieres trabajar, es decir, crear programas de ejercicio, sesiones de meditación, estrategias de desconexión, checkups médicos, membresías de gimnasios o clubes, talleres de concientización y autocuidado, así como respeto a la vida, entre otras.
  3. Involucra a todos los miembros de la organización: para que la estrategia sea exitosa, debe involucrarse desde los más altos líderes, los intermedios y todos los que colaboren en la empresa sin importar su jerarquía. Este relacionamiento permitirá una mejor interacción y compromiso.
  4. Habla con tus colaboradores: además de lo que quieras ofrecer, debes investigar las necesidades de tus colaboradores, qué desean, qué problemas tienen y qué les gustaría cambiar. Mejorar la comunicación debe ser uno de los objetivos de la estrategia.
CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario