Prevalecerán en el mercado las empresas que innoven y hagan crecer a su gente: Arnoldo de la Rocha

Arnoldo de la Rocha y Navarrete, fundador de Pollo Feliz. Foto: Especial

Crear un negocio exitoso, que permanezca ante la adversidad, requiere darle el máximo valor a las personas, capacitarlas y fomentar el amor por su trabajo.

Con 18,000 pesos y trabajos previos como obrero, albañil y velador, Arnoldo de la Rocha y Navarrete fundó Pollo Feliz, un negocio de pollos asados que se ha expandido a lo largo de la República Mexicana y en el extranjero.

El camino no fue fácil, pues Arnoldo es de Zarupa, una comunidad rural de Chihuahua donde vivió muchas carencias económicas. A los 17 años, cuando terminó la primaria, decidió salir de su comunidad y tiempo después, con un grupo de amigos comenzó a vender pollos asados con una receta de marinado familiar.

Arnoldo comenta en entrevista que el negocio nació como una alternativa laboral ante la necesidad de obtener ingresos. Hoy, 47 años después, la cadena de restaurantes tiene alrededor de 1,000 sucursales y más de 15,000 empleados directos. También cuenta con 15 franquicias en el extranjero en Estados Unidos, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Colombia y China.

La clave para permanecer por tantos años y mantenerse en la mente del consumidor ha sido la innovación, hacer crecer a los colaboradores y tener clientes satisfechos.

“Van a prevalecer en el mercado aquellas empresas que estén dispuestas a innovar, que hagan crecer a su gente y estén preocupados por tener clientes satisfechos, esa es la filosofía de Pollo Feliz”, comenta en entrevista, Arnoldo.

En su libro “Sueño Mexicano”, titulado de ese modo porque todo su sueño lo desarrolló en México y no tuvo que migrar a otro país, como lo hacen muchos, dice que los retos están en las personas, en los límites que uno tiene y en no quedarse quieto, porque los mercados, las relaciones humanas, las políticas públicas y las leyes cambian constantemente. Por ello, la innovación es clave para mantenerse en el mercado.

“Si tú no estás creciendo al ritmo que crece la competencia estás muriendo lentamente, aunque no te des cuenta. En los negocios, dejar de crecer es comenzar a morir”.

Sobrevivientes de la pandemia

La pandemia es un claro ejemplo de que todo puede cambiar y hay que estar preparados. Aunque el negocio fue considerado esencial y pudo permanecer abierto, 40% de las ventas estuvo congelado, debido a la implementación de sana distancia en las mesas.

La alternativa fue impulsar las ventas con plataformas de envío a domicilio e implementar un servicio de entrega en el auto, al que nombraron “ni te bajes, toca el claxon y nosotros nos acercamos”.

“Cuando la pandemia termine, los negocios que queden vivos van a tener más valor, porque habremos sorteado una etapa muy difícil y de incertidumbre”.

Las recomendaciones

El empresario detalla que para crear un negocio exitoso es importante darle el máximo valor a las personas, capacitarlas y fomentar el amor por su trabajo. “En Pollo Feliz tratamos de generar oportunidades, que la gente crezca y se apasione con este oficio”.

A los emprendedores, Arnoldo recomienda no darle mucho énfasis al fracaso, pues si bien es parte del aprendizaje, se puede volver costumbre. “Debemos evitar fracasar porque es caro; en dinero, tiempo y frustraciones”.

Precisa en la importancia de tener claro el rol del negocio y las etapas: punto de equilibrio, ganar, fortalecer y crecer. “Cuando las prioridades están claras, las decisiones son fáciles (…) Yo no sé cómo funcionan muchas áreas de mi negocio, pero sí sé a dónde apuntan todos los esfuerzos de mi empresa; son clientes satisfechos”.

“El emprendedor exitoso es visionario, sabe la necesidad que va a solucionar y después toma riesgos, el que es muy aventado toma riesgos y eso lo lleva al fracaso”.

infograf-a-pollo-feliz

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario