Patrones deben negociar con empleados para sobrevivir al Covid-19

La negociación beneficiará a ambas partes. Foto: Especial

Ante la inestabilidad financiera provocada por el coronavirus (Covid-19), la mente de algunos patrones no deja de pensar en una pregunta: "¿Qué puedo hacer si no se puede suspender la relación laboral, pero tengo pocos recursos para pagar los sueldos?" La respuesta radica en negociar con los empleados para que ambas partes se beneficien.

Las autoridades declararon una “emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor” por el Covid-19, un estado que no permite a las empresas dejar de pagar a los trabajadores para suspender temporalmente las relaciones laborales y sólo otorgar una indemnización de un salario mínimo diario por 30 días.

Ante la poca claridad jurídica, Manuel García Garrido, socio de la firma Ibañez Parkman, consideró que los acuerdos entre patrones y trabajadores son una alternativa para que las empresas que tienen dificultades económicas puedan conservar los empleos y asegurar la continuidad del negocio, sin violar el marco legal.

Por ello, recomendó a los patrones negociar con los trabajadores y sindicatos un ajuste de condiciones, donde puedan discutir opciones como la reducción de sueldo y jornada laboral.

“Los patrones y los colaboradores tienen derecho a tener un acuerdo para pactar o revisar los beneficios que existan en la relación jurídica y permitan preservar las fuentes de empleo y también respetar los derechos laborales de los trabajadores”, expuso en el webinar Covid-19: impactos a mediano plazo en el empleo, realizado por la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

En un contexto en el que hay empresas que continúan sus operaciones, pero no de manera regular, algunos empleadores han optado por reducir la jornada laboral de los trabajadores. En ese sentido, el también integrante del equipo jurídico de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) opinó que la modificación de condiciones son válidas bajo esas circunstancias, aunque en mutuo acuerdo entre empresas y empleados.

“Técnicamente hablando, lo que se sugiere es un convenio donde el patrón y el colaborador acuerden esta reducción (de salario) temporal”, explicó.

A pesar de que estos convenios son hasta el momento la clave patronal para enfrentar la situación laboral actual con el Covid-19, el abogado reconoció que existe el riesgo de que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social intente multar a una empresa que acuerde con los trabajadores reducir el sueldo.

Ante esta situación, Manuel García sugirió a los patrones documentar todos los convenios. “El riesgo, si es que la autoridad laboral llegara a querer imponer multas, creo que jurídicamente es muy defendible. Yo lo que les hago ver a las empresas con prudencia, con responsabilidad y cuidando a sus colaboradores, habría que analizar cuál es el mejor escenario que se les puede dar para procurar conservar las fuentes de empleo”, refirió.

Además, documentar los acuerdos con los trabajadores y sindicatos es una herramienta que podría servir para una defensa jurídica en caso de que un trabajador demande la recisión imputable al patrón por modificación de condiciones ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, otro riesgo latente, dijo el especialista.

Sin embargo, García Garrido pidió a los patrones no temer por estas situaciones y buscar los acuerdos con los empleados, en su experiencia, los trabajadores están entiendo la situación. La finalidad del convenio, acotó el abogado, es buscar el mayor beneficio posible para el colaborador, sin que la empresa arriesgue la estabilidad financiera.

Sí puede pagarse salario mínimo

Manuel García consideró que las empresas que pertenecen a las actividades no esenciales y que deben enviar a sus trabajadores a casa, pueden pagar un salario mínimo, siempre y cuando sus empleados no estén prestando el servicio.

El abogado expuso que a pesar de que las autoridades no han declarado expresamente la contingencia sanitaria con esas palabras, ésta existe como hecho notorio y en ese sentido la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tiene jurisprudencia.

La Ley Federal del Trabajo (LFT) establece que uno de los supuestos para suspender temporalmente las relaciones laborales es la declaratoria de la autoridad sanitaria de la suspensión ante una contingencia. En este caso, los patrones suspenden la relación y dejan de pagar el salario, a cambio deben indemnizar con un salario mínimo diario a los trabajadores hasta por 30 días.

“Más allá de que la autoridad use estas palabras de contingencia sanitaria, en los hechos estamos ante una realidad innegable, un hecho jurídicamente notorio que nos permita asegurar que hay una suspensión general de actividades y que, por ende, entraría el estado particular de excepción en la relación laboral respecto al pago del salario”, explicó García Garrido.

Por ello, destacó que algunas empresas ya pueden negociar con sus trabajadores responsablemente y pagar, cuando menos, el salario mínimo porque “la suspensión general de actividades ya se dio, la pandemia es un hecho notorio”.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano