Pasos para crear empresas resilientes

El 46% de lasa empresas aseguró responder a la pandemia. Foto: Especial

Solo un 25% de las empresas tiene un adecuado plan de prevención y gestión de riesgos

La pandemia llegó sin aviso, sin reglas y sin lineamientos, por lo que las empresas no sabían a ciencia cierta qué  hacer para mitigar los conflictos de la enfermedad. Conforme se avanzó, crearon protocolos de acción que les ha permitido mantenerse; sin embargo, a casi año y medio, muchas organizaciones aún no son resilientes.

A pesar de la crisis, solo 25% de las organizaciones tiene un proceso formal o integral para evaluar y modelar el impacto de riesgos, así lo revela el Informe de Resiliencia al Riesgo, elaborado por Marsh, agente de seguros y asesor de riesgos del mundo.

A través de una encuesta aplicada a 1,000 empresas en el mundo, se detectó que a pesar de considerar los riesgos como amenazas en aumento, una gran parte de las organizaciones no tiene un adecuado plan para hacerles frente, dejándolas vulnerables a interrupciones inmediatas y a largo plazo, de sus operaciones, activos y flujos de ingresos.

Los riesgos

Al cuestionar a las empresas cuáles son los riesgos que afectan sus operaciones y para los que deben anticiparse, se encontró que la ciberseguridad y tecnología es el más importante con 45%, aunque solo 18% está preparada para posibles amenazas. A esto le sigue el tema regulatorio con 43%, en donde 19% tiene una estrategia efectiva.

Le siguen la pandemia con 37%; cuestiones climáticas, ambientales, sociales y de gobernanza con 35%, tecnologías emergentes con 32% y cuestiones geopolíticas con 13 por ciento.

En el caso de la pandemia, 46% aseguró responder a la situación, pero solo 28% cree que estaba altamente preparada. Un 10% admitió no estarlo.

“El riesgo es visto ahora como una oportunidad para que las organizaciones logren ventajas competitivas. Este cambio de mentalidad requiere una visión amplia a futuro de la gestión de riesgos y la resiliencia”, indica el informe.

Sobre la pandemia, el riesgo también permitió revelar muchas fallas en las empresas que realmente pocas organizaciones habían considerado anteriormente. El problema es que aún falta tener un plan adecuado de resiliencia.

Los cuatro pasos

Para que las empresas desarrollen mejor su resiliencia y enfrenten mejor futuras amenazas, se proponen cuatro pasos, siendo el primero anticipar los riesgos, esperar lo inesperado, algo para lo cual solo 25% de los encuestados utiliza modelos basados en escenarios en toda la empresa o de manera integral, para evaluar el impacto potencial de los riesgos emergentes.

Se recomiendan mediciones de la agregación de riesgos, así como métricas de prueba de estrés para saber cuánto puede soportar la organización y en qué puntos de la cadena de valor; medición de alerta temprana de eventos de crisis y sobre socios esenciales de la cadena de suministro para ayudar a evaluar el riesgo de contraparte.

El segundo, conectar el riesgo con la estrategia del negocio, ayudará a largo plazo a avanzar y mitigar la exposición financiera, el daño reputacional, interrupción del negocio y otras pérdidas. Una de las razones por la que no se hace es la falta de colaboración entre las diferentes áreas.

Evitar brechas en la percepción de la preparación es el tercer punto que requiere una visión precisa de la preparación organizacional, porque una falsa sensación de seguridad puede detener la operación.

“Las consecuencias de no estar preparado pueden ser severas. La historia nos ha demostrado que las fortunas de las organizaciones pueden perderse rápidamente después de un evento de crisis”.

Finalmente, está la medición de datos relevantes, para lo cual las organizaciones deben implementar métricas para evaluar el camino.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario