Pandemia impulsa el trabajo independiente

Foto: Especial

El trabajo independiente se ha convertido en la alternativa para miles de personas que han perdido su empleo a causa de la pandemia. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en este grupo de la ocupación hay actualmente 12.3 millones de personas, 2.5% más que lo reportado antes de la emergencia sanitaria.

Los trabajadores por cuenta propia conforman el único renglón de la ocupación que registra ya números superiores a los observados antes del inicio de la emergencia sanitaria por la covid-19 en México en marzo de 2020, contrario a lo reportado para los subordinados y los empleadores, que todavía se mantienen por debajo de sus niveles prepandemia.

En abril de este año, el 22.5% de la población ocupada se concentró en el trabajo independiente; esta proporción era de 21.6% en marzo de 2020, cuando abarcaba a 12 millones de personas, 310,957 menos de las que se encuentran ahora en esta condición de ocupación.

Especialistas coinciden en que la falta de oportunidades en el mercado laboral es una de las razones por las cuales las personas han optado por esquemas de trabajo por su cuenta. Es decir, ha sido un refugio para quienes se quedaron sin ingresos.

“Una parte de las personas que no ha logrado recuperar un puesto de trabajo en una empresa, es decir, un empleo subordinado, se está trasladando a otros esquemas, que en este caso son los trabajos por cuenta propia. Este pudo haber sido un refugio para los desempleados que no encontraron posibilidades en una empresa”, explicó Luis Mauricio Torres, coordinador de Operaciones y Análisis Económico del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, coincidió en que el trabajo por cuenta propia ha sido una válvula de escape ante la falta de oportunidades; sin embargo, esta condición de ocupación, advirtió, tiende a encontrarse en las filas de la informalidad.

Al mercado laboral le queda un tramo corto para recuperar los empleos perdidos en abril de 2020, pero habría que reflexionar en torno a si la calidad del trabajo es la misma. Luis Mauricio Torres opinó que el crecimiento del trabajo por cuenta propia podría ser un indicio de un deterioro en la ocupación que se está recuperando.

En el último año, la subocupación de las personas subordinadas y remuneradas disminuyó 9.6 puntos, para ubicarse en 50%, en esa misma proporción fue el incremento de la tasa de subocupación de los trabajadores por cuenta propia, que se ubicó en 39.6 por ciento.

“De esos empleos que estamos recuperando, muchos de ellos se están convirtiendo en empleos más precarios. Las personas están ocupadas, pero sin el suficiente tiempo para generar los ingresos que corresponden a sus necesidades. A pesar de que se están refugiando en este tipo de empleo, no están encontrando horas suficientes para dedicarse a eso”, subrayó el especialista del IMCO.

Se estima que para junio se recuperen todos los empleos, “¿pero qué tipo de trabajos?”, cuestionó Gabriela Siller. Desde su perspectiva, el mercado laboral está viviendo un cambio estructural, con una mayor subocupación que afecta a los ingresos de las familias mexicanas.

“Esto es reflejo de la lenta recuperación económica y que la gente está aceptando esos trabajos porque no tienen otra opción y no se percibe un mejor escenario. Estamos lejos de estar en los niveles óptimos en el mercado laboral mexicano”, afirmó la Economista en Jefe de Banco Base.

Luis Mauricio Torres consideró que los reflectores se han centrado tanto en la recuperación de la ocupación perdida que no se ha puesto foco en la calidad del empleo al que la gente está retornando. Lo que plantea desafíos para el seguimiento que se le debe dar al mercado laboral y lo que implica para la sociedad en su conjunto.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández