Outsourcing legal genera empleo formal, el ilegal causa defraudación fiscal

Cuando se hace correctamente, impulsa el empleo. Foto: Especial

El tema del outsourcing ha estado en la mesa de discusión de diferentes ámbitos por considerarse una mala práctica; sin embargo, si éste es de forma legal permite aumentar el empleo formal, pero cuando es ilegal, provoca defraudación fiscal, explica Héctor Márquez Pitol, director de relaciones institucionales de ManpowerGroup.

“Es un esquema que desarrollado conforme a lo establecido por la Ley Federal de Trabajo, representa un impulso para la empleabilidad en el país. El contexto que habla el presidente de la República es de quienes se han aprovechado de las leyes como se encuentran actualmente. Se refiere a esos outsourcing ilegales. Lo que se está buscando es que se logre cerrar el outsourcing ilegal para facturar, por lo que se requieren reformas fiscales de la mano de las laborales”, detalló.

Tan solo en los últimos cinco años, esta modalidad de contratación creció 37% en México, lo que se traduce en empleo para 4 millones 128,912 personas. La subcontratación representa 13% del personal ocupado en el país, de acuerdo con cifras recientes del Censo Económico del Inegi 2019.

Fue en 2004 que este esquema apuntó un crecimiento. La regulación de 2012 permitió que se queden en el mercado las empresas que realizan un buen outsourcing; entre 2004 y 2009 el crecimiento de la subcontratación fue del 67%; entre 2009 y 2014 del 29%, y en estos últimos 5 años del 37 por ciento.

“El outsourcing ilegal es aquel que hacen algunas empresas o individuos con el objeto deliberado de defraudar al fisco. Describe en la factura otros servicios, no de subcontratación de personal. Sus prácticas comunes son no pagar las cuotas del IMSS, del Infonavit y minimizar la carga tributaria o inclusive buscan desaparecer cualquier relación laboral”, comentó Márquez Pitol.

Las empresas que utilizan más esta forma de contratación son las medianas, con una participación de 31.2%; le siguen las grandes con 23.3%; las pequeñas con 17.6% y las Micro con el 4.4%, de acuerdo al Censo Económico.

Respecto a los sectores, Márquez Pitol comentó que Minería representa 19.5% de los casos de subcontratación en el país, con empleo para 62,985 personas, seguido por manufactura con 1 millón 120,309 colaboradores contratados (16.5%) y comercio, con 1 millón 333,365 trabajadores, equivalente a 15.9% de los subcontratados.

Indicó que la subcontratación legal será un apoyo importante por el volumen de empleos y la oportunidad de emplearse de manera formal, que abre el acceso a prestaciones como el seguro social, Infonavit, fondo de ahorro para el retiro y vacaciones.

“La subcontratación legal es una actividad que dota a las empresas flexibilidad para que se concentren en el desarrollo del negocio mientras un tercero apoya en la atracción de talento. Incluso, en algunos casos permite transitar de empleados informales a la formalidad. Sin embargo, para que este esquema impulse estos beneficios hay que aplicar con rigor el marco de la regulación vigente, estipulada en la Ley Federal del Trabajo en 2012”, enfatizó.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario