Nuevo marketing no se basa en datos, sino en empatía

Lo importante no es la tecnología, sino crear con ella empatía. Foto: Especial

Cuando en el pasado una marca quería promocionar sus productos, se enfocaba en mostrar las características que tenía el artículo o servicio y sus costos, sus anuncios los podíamos ver en la televisión, espectaculares, radio y periódicos o revistas. Hoy esta técnica ya no es tan efectiva.

Si bien la publicidad se sigue haciendo en medios tradicionales, la forma de presentación es diferente, ahora vivimos en una era digital donde la mayor interacción está en las las redes sociales a las cuales muchas empresas, sobre todo las pequeñas y medianas (pymes) ingresaron a partir de la pandemia. Este cambio obliga a transformar la estrategia a una más tecnológica y enfocada totalmente en las personas.

En este sentido Andrea Monge, CEO de Rebold, empresa de mercadotecnia enfocada en análisis de datos, explica que una de las tendencias en los últimos años es el uso de tecnología para conocer y acerarse mejor a los clientes; sin embargo, a veces se deja un poco de lado el sentido humano. Lo importante no es la tecnología, sino crear con ella empatía.

“Al final no va tanto de tecnologías como inteligencia artificial, grandes estrategias de datos o cosas así, va más de empatía, de entender a las personas, identificar una necesidad que no esté cubierta y hacer una buena estrategia para cubrirla, ya sea de información, contenido, producto y así hacerte un espacio en este gran caos que es internet, para que conectes con una audiencia concreta”, explicó en entrevista con El Empresario.

Detalló que con el avance del ecommerce sobre todo en estos últimos 18 meses, las empresas deben “ponerse las pilas” para ofrecer nuevas opciones a los clientes, dando mayores facilidades para chorar, opciones de pagos y cualquier otra necesidad que tengan, lo que se puede lograr estando al pendiente de lo que dicen de la marca, sus dudas, comentarios y las cosas que les gustarían.

La estrategia

El análisis es posible con el uso de datos, los que muestran dónde son los lugares donde compran más las personas donde interactúan más sobre la marca, qué tipo de personas son afines a la marca, entre otras cosas. De esta manera se podría crear una estrategia de contenidos basada en las personas porque eso es lo que la gente ahora busca, contenidos en distintos formatos.

Esto también puede permitir descubrir nichos desatendidos donde la marca puede posicionarse. Por ejemplo, en el caso de mamás primerizas, crear blogs o cuentas en redes sociales donde se comparten consejos básicos como comidas recomendadas, como bañar a los bebés, entre otros aspectos.

“Las marcas han sabido mantener contenidos de interés y de paso, recomendar sus productos”, dice Monge.

Respecto a los contenidos a crear, Monge indica que dependerá de los resultados del análisis del público meta. Entre lo más llamativo destacan los blogs, videos y podcast, siendo éstos últimos los de mayor crecimiento.

Sobre el uso de datos, indica, la marca debe ser responsable y transparente con sus clientes, sobre todo en estos momentos cuando la incertidumbre por un mal uso de ellos predomina en las personas. Además de comunicar a los clientes cómo es que se usa su información, también es bueno recompensarlos, por ejemplo dando cupones de descuentos u otros premios.

Lo más importante a tener en cuenta es que cualquier empresa sin importar su tamaño, puede desarrollar este tipo de estrategias porque no se requiere mucha inversión económica como a veces se piensa, solo basta con tener talento a nivel interno o externo de la marca (en el caso de agencias), mucha creatividad y desarrollar eficazmente ese lado humano.

“Hay que volver a lo básico, empezando de forma simple, haciendo mucha prueba y error y midiendo. Con los análisis de audiencias y otras herramientas se puede volver complejo el proceso. Hay que empezar por entender cuál es tu audiencia, necesidades, barreras para acercarse a tu categoría, etc”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario