El nuevo líder es resiliente y tecnológico

La forma de laborar fluirá de mejor forma con la era del teletrabajo. Foto: Shutterstock

¿Un líder nace o se hace? Por años, esta pregunta ha estado presente en las mesas de discusión del mundo de los negocios, y aunque algunos afirman que se nace, la gran mayoría de los líderes se forjan a lo largo de la vida. Muestra de ello es la evolución que han tenido en este último año, cuando surgió la pandemia del Covid-19.

De acuerdo con Denis Yris, fundador y director general de Wortev, plataforma para el crecimiento de empresas y emprendimientos, el cambio que están viviendo los líderes se asemeja al vivido de la transición del jefe, que ordenaba qué hacer y se preocupaba por sí mismo, a la del líder, esa persona que no solo está a cargo de la operación de trabajo, sino que ayuda a crecer a sus colaboradores, se enfoca más en las personas y sabe la importancia del trabajo en equipo. Ahora, ese líder se está desarrollando más.

“Los líderes van a inspirar mucho más y su misión ya no va a ser corta, por ejemplo, con el home office, las personas se ahorran horas de traslado y se dedican más a cosas que les gustan hacer, además descubrimos que nos volvimos más productivos. De esta forma, crece la misión de los líderes. El líder que se quiere quedar en la era pasada ya no va a trascender, debe tener una visión de crecimiento”, expuso en entrevista con El Economista.

Detalló que la forma de laborar fluirá de mejor forma con la era del teletrabajo, sin embargo, aún hay líderes conservadores que optarán por volver a las oficinas. Se trata más de un tema cultural y no tanto de beneficios o eficacia, aunque con el tiempo, quienes retomen el trabajo presencial, reflexionarán sobre la importancia del home office.

Para que el trabajo remoto pueda funcionar, Yris resaltó que la metodología de trabajo debe cambiar, siendo lo más importante respetar los horarios establecidos, no contactar a las personas muy tarde o muy temprano, sino que todo esté en sintonía con el ritmo de trabajo. Al final, los días remotos y horas dependerán del sector laboral.

Líderes apáticos vs optimistas

De acuerdo con el estudio Liderazgo y productividad 2020, los retos de gestionar equipos de trabajo a distancia, realizado por Wortev, la mayoría de los líderes encuestados (30%) se mantiene entusiasta, mientras que 27% tiene apatía.

Del lado de los entusiastas, destaca la resiliencia emocional, la adaptación al trabajo remoto y adopción de tecnologías. De ellos, 33% son líderes de grandes empresas.

En cambio, 40% de los líderes de microempresas con menos de dos años de experiencia, tiene apatía por las ventas en estos meses, los ingresos y las metas individuales o de equipos. Asimismo, está el tener que recortar personal o modificar su forma de trabajo.

“Ni el líder optimista ni el pesimista son buenos. El pesimista está encapsulado en el problema y de ahí no sale, y el optimista espera que algo bueno pase. El liderazgo debe ser realista con lo que está pasando, ya que nos permite tener una visión más abierta y encontrar oportunidades para crecer. De las crisis nacen muchas ideas, proyectos y oportunidades con buenos resultados”, finalizó Yris.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario