“Nos quieren cobrar la caída de los ingresos”: empleados de Telmex ante huelga

La huelga estalló al medio día del 21 de julio. Foto: Especial

Antes del medio día del jueves 21 de julio, trabajadoras y trabajadores de Teléfonos de México (Telmex) de todo el país dejaron sus puestos de trabajo y salieron a colocar banderas rojas y negras, marcando así el inicio de la huelga, que desde 1985 no se registraba en la empresa.

“La liga ha reventado y estamos ejerciendo nuestro derecho”, “¡Huelga, huelga, huelga!”, coreaban al tiempo que alzaban el puño izquierdo.

“Nosotros no quisimos estirar la liga, pero la empresa la estiró demasiado”, dijeron trabajadores. Son dos los emplazamientos a huelga del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM): uno, por violaciones al contrato colectivo de trabajo (CCT); el otro, por el incumplimiento de cubrir 1,924 vacantes.

El último paro de labores en 1985, se dio para demandar un aumento salarial de 14 por ciento. Para gran parte del personal ésta es su primera huelga. También para Carlos Slim, que adquirió la empresa en 1990, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, en una época de privatizaciones.

En esos años las huelgas podían ser estalladas “al margen de la comunidad, o una negociación colectiva podía ser aceptada al margen de la voluntad de los trabajadores. Ahora, con la reforma laboral de 2017 y 2019, todas las decisiones tienen que pasar por el voto personal, libre, directo y secreto de todos y cada uno de los trabajadores. Si ellos no aceptan la negociación, no la habrá”, explica Alfonso Bouzas, coordinador del Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral (OCRL).

El secretario general del STRM, Francisco Hernández Juárez, quien ha estado en ese cargo desde 1976, no estuvo presente en el estallamiento de la huelga. Sin embargo, el miércoles por la noche envió un mensaje a las bases sindicales a través de un video.

“Les pido que, en el espacio que les corresponde, vean que todos puedan abandonar las instalaciones y poner las banderas de huelga. Seguramente habrá quienes digan que no se sale, pero ustedes no entren en provocaciones. Simplemente salgan y tomen video, porque luego pueden decir que no los dejaron salir. Levanten actas, si pueden, si hay un inspector que lo pueda ver. No es necesario, pero no sobra”, expresó.

Las condiciones del CCT, especialmente las de las jubilaciones, “han llevado a Telmex a un pasivo laboral de más de 270,000 millones de pesos” y de mantenerse es situación desfavorable, se corre el riesgo de terminar con la fuente de trabajo, sostuvo Carlos Slim, presidente del Consejo de Administración de la compañía en una carta distribuida el miércoles al personal.

Este jueves, emitió un comunicado en el que señala que “al no haberse logrado un acuerdo que permita la viabilidad financiera de la empresa”, el sindicato tomó la decisión de estallar la huelga. También garantizó “la calidad y continuidad" de todos sus servicios de telecomunicaciones, pues la tecnología que utiliza permite contar con una red que opera de manera autónoma, aseguró.

“Telmex mantiene una relación de respeto con su planta laboral y continúa las negociaciones con la representación sindical para alcanzar un acuerdo”, concluyó en el comunicado.

“El Sindicato de Telefonistas y la empresa, con la mediación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), están trabajando en un acuerdo. Confiamos en que se llegará a una solución en las próximas horas”, escribió en su cuenta de Twitter Luisa María Alcalde, titular de la dependencia.

“Nos convocaron (de la secretaría) desde el miércoles”, dijo Francisco Hernández Juárez ante la Asamblea General Nacional Permanente el jueves. Su propuesta fue que Telmex “entregue las vacantes” y luego continuar las negociaciones “sobre lo del pasivo laboral, pero con eso antes. Y que deje de afectar los pagos de tiempo extra, los préstamos".

Por lo que sé, informó a las bases, “la STPS se reunió también con el director general, Héctor Slim Helú. Él insiste en los ingresos, la nómina, el contrato, la viabilidad de la empresa, la participación del mercado. Parece que somos dos trenes en vías paralelas corriendo en sentido contrario, sin posibilidad de tener contacto”.

"Quieren cobrarnos la caída de sus finanzas"

El emplazamiento a huelga por violaciones al contrato colectivo tiene que ver con las condiciones de jubilación para las personas que ingresaron a partir de 2009, quienes no tendrán los mismos beneficios que sus colegas que entraron antes de esa fecha.

Pero también es por la falta de materia de trabajo. Según ha explicado Francisco Hernández Juárez a El Economista, con la creación de otras empresas como América Móvil, que se encarga de la telefonía celular y otras actividades económicas, se trasladaron muchas de las funciones que las y los telefonistas realizaban.

“La empresa dice que se le cayeron los ingresos, pero esto pasó por sacar servicios de Teléfonos de México, como la telefonía celular. Si retiran los servicios que más ingresos dejan, es lógica la caída de las finanzas de Telmex”.

La Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, de 2014, también afectó a la telefónica más importante de México.

“El Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), que estaba al servicio de Luis Videgaray —exsecretario de Hacienda y también de Relaciones Exteriores— ordenó a Telmex subsidiar a la competencia. Entonces se cayeron todos los ingresos y las finanzas de la empresa no son las mismas y quieren cobrárselos con los derechos que hemos adquirido”, sostiene el líder sindical.

Hasta el edificio sede, en la Ciudad de México, llegaron representantes de otras organizaciones gremiales, como el Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho), y del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SutNotimex), el cual se mantiene en huelga desde hace 29 meses.

En las instalaciones de la guardería Telmex, en las inmediaciones de la Central de Abasto en la capital del país, las trabajadoras telefonistas también siguieron al pie de la letra el protocolo para estallar la huelga.

A las 12 horas dejaron el complejo y lo forraron de las banderas que indican un paro, luego de corear consignas por la defensa de sus derechos laborales, comenzaron a organizarse para hacer guardias hasta que el conflicto se resuelva y la huelga pueda levantarse.

CRÉDITO: 
Blanca Juárez / Factor Capital Humano