Necesario invertir en empresas dirigidas por mujeres

Permitirá tener mejor crecimiento económico y social. Foto: Especial

La participación de las mujeres en la economía y sociedad son imprescindibles, ya que ayudan a tener un crecimiento favorable como país, por lo que es importante invertir en ellas, especialmente en empresas dirigidas por ellas.

Natalia Wills, representante de Pro-Mujer México, explicó que enMéxico y en cualquier parte del mundo, invertir en las mujeres permitirá acelerar la igualdad de género, lo cual genera sólidos retornos, tanto financieros como sociales.

De cara al primer GSI Forum Latam, inversión inteligente con enfoque de género en América Latina, programado del 18 al 20 de febrero en Mérida, Yucatán, en el marco del Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII), resaltó tres puntos clave para avanzar hacia la igualdad de género: invertir en empresas dirigidas por mujeres.

Además, invertir en empresas que promuevan la igualdad de género en el lugar de trabajo, así como apostar por empresas que desarrollen productos y servicios que impactan positivamente a las mujeres.

Willis, cuya organización además de México tiene presencia en Argentina, Nicaragua, Perú, Guatemala y Bolivia, comentó que si bien Pro-Mujer lleva tres décadas trabajando por la igualdad de género, este año se desarrollará por ver la primera GSI Forum Lata, que significa inversión inteligente con mirada de género, porque si bien se han abierto puertas, aún falta mucho”.

“Lo que nosotros queremos promover es que más inversionistas usen un análisis de género al momento de promover sus inversiones, porque estamos convencidas de que este análisis contribuye a que se genere más igualdad. El sector de inversiones no es ajeno a esta situación”, expuso a Notimex.

Recordó que solo 5% de los Fondos de inversiones a nivel comercial se dirigen a empresas lideradas por mujeres y “cuando miramos el sector de impacto, digamos que el indicador sube un poco, pero no mucho. Solamente el 10% de las inversiones de impacto se dirigen a empresas lideradas por mujeres”.

A su parecer, la inversión con equidad de género no solamente incluye las empresas lideradas por mujeres, sino aquellas que tienen un impacto positivo en éstas y en las niñas. “Venimos de una cultura patriarcal muy arraigada y sí hay una falta de confianza hacia las mujeres, pero también una falta de conocimiento a los proyectos que éstas impulsan”.

En este contexto, dijo que la falta de canalización de fondos a empresas de mujeres también tiene que ver con el hecho de que la mayoría de quienes manejan los fondos de inversión son hombres; “muchas veces tienden como a financiar o tener más empatía con aquellos que conocen mejor y no necesariamente tienen algo como definido, sino que son actos inconscientes”.

Además, en otros casos no logran entender los modelos de inversión de las mujeres, por ejemplo, el caso de una empresa que produce “tiraleches” -extractor de leche materna-, solo eran varones y no entendían de qué se trataba, ni el nivel de mercado que podría tener ese producto.

De tal suerte que al incorporar a mujeres en esos procesos, “contribuye a que haya más información sobre los negocios dedicados al mercado femenino”, como, por ejemplo, el comercio electrónico, el área de la salud, los productos veganos o que tienen que ver con las plantas, además los cosméticos hechos con materias primas naturales, puntualizó.

Impulsar talento

Como parte del impulso a las mujeres, han surgido organizaciones como VIVE que capacita a las mujeres a emplearse y ayudarles a salir de ambientes de violencia.

“VIVE es un proyecto de capacitación hacia mujeres mayores de 15 años que busquen una oportunidad laboral, sin educación formal, que busquen empezar a incursionar en este tema o que tengan un negocio y que quieran potenciarlo o quieran potencializarlo. Llevamos cuatro años trabajando en México, hemos alcanzado a 50,000 mujeres en situación de vulnerabilidad y alta vulnerabilidad”, detalló Klaudia González, su coordinadora.

Lo anterior, dijo, significa que van hacia donde haya un grupo de mujeres que requieran de capacitación, la cual consta de varias horas, después se les ayuda a conseguir un empleo, se les orienta si lo que desean es seguir estudiando o se les apoya a potencializar su negocio.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario