Mujeres, las que más teletrabajo han hecho durante pandemia

23 millones de personas hicieron HO al segundo semestre del 2020. Foro: Especial

La pandemia obligó a implementar la modalidad del home office y aunque fue una medida que se ejecutó para los empleados en general, la mayor incidencia del trabajo desde el hogar se dio en las mujeres en America Latina y el Caribe, revela la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Se mantuvo la mayor incidencia del trabajo desde el hogar en el empleo femenino, alcanzando, en algunos casos, a un tercio de las mujeres asalariadas que continuaron con una ocupación”, indica el informe Desafíos y oportunidades del teletrabajo en América Latina y el Caribe.

De acuerdo con el informe, el home office representa mayores ventajas para las mujeres, ya que tienen flexibilidad de horarios con lo que pueden conciliar las responsabilidades en el hogar y la familia, y pueden tomar oportunidades laborales en otras regiones, estados e incluso países, que de forma presencial no podrían hacerlo.

Sin embargo, también representa un desafío debido a que se tiene sobrecarga de tareas tanto profesionales como en el hogar, especialmente con el cuidado de hijos o adultos mayores. Asimismo, el aislamiento, la menor interacción con sus compañeros y la potencial pérdida del sentido de pertenencia en la empresa, podría retroceder su carrera o frenar su crecimiento en la compañía.

Otra problema al que se enfrentan es violencia intrafamiliar, situación que creció durante la pandemia. Tan solo en México, cada hora durante 2020, se registraron 25 denuncias por este tipo de violencia ejercida principalmente por las parejas sentimentales, cerrando el año con una cifra de 220,028 denuncias, de acuerdo con el reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“La perspectiva de género resulta de particular relevancia en esta modalidad de empleo. Ello implica considerar los riesgos y desventajas que pueden enfrentar las mujeres, no sólo en la normativa y legislación sobre el trabajo a domicilio y, en particular, sobre el teletrabajo, sino en relación a los mecanismos de control y en las políticas laborales de modo de propiciar buenas prácticas y evitar que esta forma de trabajo sea fuente de discriminación por motivos de género”.

Regulación del Home office

Antes de la pandemia, algunos países tenían legislaciones sobre el teletrabajo, por ejemplo, Colombia que desde 2008 estableció garantías sindicales y seguridad social para los teletrabajadores. En 2017, Brasil incorporó un capítulo sobre teletrabajo a la Consolidación de la Legislación del Trabajo. Durante la pandemia, otros países avanzaron en este sentido, tal es el caso de México, Panamá, El Salvador, Chile y Argentina.

En México, se trabajó en reformas al artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo, que entraron en vigor el 12 de enero y que indican obligaciones tanto para empleadores y empleados. Entre las disposiciones se encuera que el trabajo remoto será cuando el desarrollo de las labores sea más del 40% del tiempo en su domicilio, se debe proporcionar equipo de computo y mobiliario, no incumplir con el pago de salarios, respetar el derecho a la desconexión, informar sobre los costos de consumo de electricidad e internet, entre otros.

“En todos los casos la legislación proporciona una definición legal del teletrabajo/teletrabajador. En casi todos se establecen ciertas condiciones de esta modalidad, por ejemplo, la duración de la misma y el regreso al lugar de trabajo; se detallan los costos que deben ser asumidos por las partes y se incluye una referencia explícita sobre la naturaleza voluntaria del teletrabajo”.

Asimismo, en muchos países se incorpora la regulación sobre la organización del trabajo. Entre las dimensiones consideradas está la definición de jornada ordinaria y extraordinaria, la frecuencia del teletrabajo, carga de trabajo, métrica del desempeño, monitoreo y evaluación. El tema de privacidad y protección de datos, solo lo aplican algunos países como Costa Rica, Panamá, Argentina, México y Paraguay.

El derecho a la desconexión o sobre la implementación efectiva del teletrabajo y los procedimientos de ejecución, es algo menos frecuente.

Sobre las formalidad de notificación de accidentes, cuestiones relativas a seguros y los procedimientos de ejecución del teletrabajo, solo lo implementa Costa Rica.

Para el segundo trimestre del 2020, se registró que 23 millones de personas trabajaron vía remota en la región.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario