De la moda, lo que más les acomoda a los mexicanos durante Hot Sale

Los streamings son una de las formas de potenciar las ventas de moda. Foto: Especial

Después de dos años de pandemia y de confinamiento, los mexicanos están listos para renovar su guardarropa y muestra de ello es que durante la novena edición del Hot Sale, la moda será la categoría que más se venderá en línea, solo por debajo de la comida a domicilio, revela la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

Datos de Statista, también refieren que la categoría de moda ha cobrado mayor relevancia en los últimos años, pues en 2021, la industria global registró un valor de 759,000 millones de dólares, cifra se espera se triplique para 2025.

Jorge Fernández-Gallardo, CEO de Ecomsur México, empresa de Fullcommerce que participa en la estrategia de comercio digital de múltiples marcas de moda en Latinoamérica, explica que esta tendencia se debe, en parte, porque las marcas se han apalancado del marketing y las redes sociales, donde predominan los influencers, para provocar los productos y posicionarse en el gusto de las nuevas generaciones. Asimismo, la omnicanalidad ha jugado un papel fundamental.

Datos de la AMVO indican que en 2021, las ventas de modar presentaron el 36% de las compras totales durante el Hot Sale, con un monto de 18,557 millones de pesos, obtenidos de los 11.9 millones de tickets en 15.6 millones de unidades vendidas.

Para este año, la meta es superar estos índices, algo que de acuerdo con Fernández-Gallardo, se podrá lograr si los retailers ejecutan adecuadas estrategias como acercarse más al consumidor dando promociones y oportunidades, ya que son ellos los jugadores con mayor influencia.

Estrategias de venta

Para la novena edición del Hot Sale, los compradores buscarán las mejores ofertas, lo que implica descuentos, premios de lealtad, bonificaciones u otros incentivos.

De igual manera buscarán diferentes formas de pago, por ejemplo, “compra ahora-paga después” (buy now pay later - BNPL, como se conoce mundialmente), pagos diferidos sin necesidad de tarjeta de crédito o financiamiento de las mismas tiendas.

“Las soluciones de pago en efectivo y transacciones que no obliguen al usuario a contar con una tarjeta bancaria son parte de esta tendencia. Al ser un bien que todos necesitamos, la ropa tiene que ofrecer los medios más versátiles de pago”, dice.

Fernández-Gallardo destacó que otro punto a tener en cuenta en la temporada de ventas es relacionada a la logística y devoluciones, algo muy común al comprar artículos ropa o zapatos.

Durante temporadas como el Hot Sale, el índice de devoluciones puede llegar a tres por cada 10 ventas, sobre todo lo del sector de moda, por lo que la estrategia debe tener un fuerte empuje en la logística inversa (devoluciones) igual o más sencilla que la compra misma. Para esto, se pueden agregar etiquetas de devolución en las prendas, así como crear un portal de devoluciones autogestionable dentro del sitio web.

“Mientras más rápido sea este proceso, es mucho más probable que el consumidor se lleve una experiencia positiva de la marca y regrese a comprar”.

Finalmente, si bien la venta del Hot Sale será en línea, las marcas deben conjugarlo con las ventas en sucursales, si cuentan con alguna, así como sumar canales nuevos de venta como streamings o compras a través de chatbots.

Con los chatbots o video streaming, las ventas pueden ser más personalizadas, que se sienta que se está siendo atendido directamente y se pueda apreciar mejor el producto, aunque sea por una computadora, lo que refuerza el enganche de los consumidores con la marca.

“Las múltiples plataformas de venta ayudan a ampliar el volumen, pero se debe pensar en el stock y en el target correcto para cada canal: es posible que el ecommerce propio muestre las colecciones premium o más recientes, mientras que se puede utilizar el marketplace para saldos y gama media, por ejemplo”, finalizó.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario