El mindset de Cloe que nació del Covid-19

La crema de manos antibacterial no contiene alcohol, lo que permite desinfectar las manos sin que se resequen. Foto: Especial

Cambiar la mentalidad y adaptarse a los tiempos ha sido clave para Cloe, empresa mexicana de marroquinería, que luego del impacto que ha tenido la pandemia en el negocio, lanzó su nueva línea de cuidado de personal.

“Con la pandemia nos dimos cuenta que hay muchas necesidades que cubrir y  y como nosotros promovemos un estilo de vida, decidimos complementar esta propuesta lanzando una línea de cuidado personal”, menciona en entrevista para El Economista, Fidel González, brand manager en Cloe.

Luego de una larga investigación y apoyados en el Centro Público de Investigación del Conacyt, surgió Cloe Care, que cuenta con cuatro productos veganos y no testeados en animales: crema para manos antibacterial, crema corporal humectante, fragancias y crema antiviral.

La crema de manos antibacterial no contiene alcohol, lo que permite desinfectar las manos sin que se resequen, y la crema antiviral es una especie de guante que garantiza protección continua durante tres horas, porque está hecha de nanopartículas metálicas.

“Cuando te pones la crema puedes agarrar lo que quieras y las bacterias que llegan a tus manos van a morir”.

La innovación

Durante la pandemia, la empresa ha tenido una baja en ventas, principalmente en productos de viaje, sobre todo por las restricciones sanitarias, pero el comercio de productos como calzado y bolsos se ha mantenido; sin embargo, la compañía buscó crear una nueva unidad de negocios que fuera exitosa y útil durante estos tiempos de pandemia.

González detalla que el Covid-19 ha impactado en las compañías, incluso algunas han cerrado, pero Cloe está creciendo.

“Nos dimos a la tarea de ver cómo podríamos contribuir durante esta contingencia sanitaria, para dar un producto útil a la gente y nosotros darle continuidad a la compañía, adaptarnos a los tiempos que estamos viviendo”.

Los cambios

Para lanzar estos productos, la empresa tuvo que cambiar su visión, porque “es muy diferente manejar artículos como bolsos, calzado, maletas de equipaje y mochilas a artículos de cuidado personal”, resaltó González.

Los nuevos productos implicaron “un cambio en el mindset a varios niveles, como el manejo del producto en los centros de distribución, porque están adaptados a grandes productos (como las maletas)”, señala González.

También se tuvieron que hacer adaptaciones en las exhibiciones de las tiendas, para hacer atractivos los productos más pequeños y realizar muestras gratuitas para que los clientes conozcan los nuevos productos.

González menciona que aunque la compañía ya contaba con marketing digital y venta en línea, la pandemia los llevó a acelerar el proceso y tener un canal más amigable con el cliente, para ello cambiaron la plataforma de e-commerce, y el proceso que normalmente hubiera tardado ocho meses, se hizo en tres.

Además se renovó el centro de distribución, para enfocarse en la venta en línea, debido a que estaba enfocado en las tiendas departamentales. Asimismo se creó una nueva área de marketing digital dirigido al engagement y la venta en e-commerce.

“Hemos aprendido que hay que adaptarse o morir”, refiere González.

Menciona que conforme la pandemia vaya cediendo, el turismo se reactivará y con ello las ventas de la compañía.

“Una de las prioridades de las personas será recuperar su estilo de vida, y el viaje es liberador. Hoy la gente se siente aprisionada, apretada, prisionera en sus propias casas o en sus lugares de confianza, pero en cuanto esto se empiece a recuperar, el viaje va a ser un boom”.

Clore-Care-Group-Shot-001

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario