Millennials ganaron menos que la Generación X durante la pandemia

Se estima que casi 20 millones de millennials trabajaron durante la segunda mitad de 2020. Foto: Especial

La crisis generada por la pandemia afectó a todos los hogares; sin embargo, hubo sectores de la población más dañados, entre ellos aquellos compuestos por la generación millennial.

Ante el cambio en los paradigmas que ha sentado esta generación, BBVA Research publicó el estudio Los Millennials en la Pandemia: Perfil de Ingresos y Gastos, cuya información tiene como fuente principal la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el estudio, dicha generación jugó un papel importante en la reactivación económica del país.

“Se estima que casi 20 millones de millennials trabajaron durante la segunda mitad de 2020, lo que equivale casi a uno de cada tres trabajadores activos”, detalla el documento.

Pese a ello, las diferencias en los ingresos entre esta generación y la Generación X son notables.

“El ingreso corriente personal de la población millennial ascendió a 7,251 pesos mensuales, mientras que entre los miembros de la Generación X fue 12.3% superior, al ubicarse en 8,141 pesos mensuales”, agrega BBVA Research.

Un hecho que se reporta en el documento es que entre la población millennial, conforme aumenta el nivel de escolaridad, se observa un aumento en la remuneración laboral.

“Las personas que tienen estudios completos o incompletos a nivel profesional tuvieron ingresos por 11,252 pesos mensuales, más del doble de lo que recibieron quienes tienen nivel de secundaria (5,546 pesos), y 63% más que alguien con bachillerato o carrera técnica (6,883 pesos). Los millennials con nivel educativo de maestría o doctorado obtuvieron en promedio 16,102 pesos mensuales” enfatiza.

Por la parte de los ingresos de la Generación X, se menciona que con estudios hasta secundaria tienen ingresos muy similares a los millennials con el mismo nivel educativo, pese a que la diferencia en los años de experiencia laboral entre ambos grupos puede ser de hasta 15 años.

“Las nuevas generaciones son más reacias a dejar sus sueños o anhelos a cambio de un empleo estable, un automóvil, un crédito para adquirir una casa o formar una familia”, concluye el estudio.

Gastos en alimentación, la gran diferencia

Además, entre los principales hallazgos, destaca el hecho de que, en comparación con la Generación X, los hogares millennials tienen reducciones importantes en los gastos relacionados con los grupos de alimentos de verduras, carnes, frutas y tubérculos.

De acuerdo con el estudio de BBVA Research, en el 2020, sólo la mitad de los hogares con jefatura millennial adquirieron frutas frescas para su consumo.

“En los hogares con jefatura millennial se observó un mayor consumo de productos como golosinas, helados, botanas y papas fritas, alimentos preparados, jugos y néctares envasados, yogur y cereales, por mencionar algunos”, se lee en el documento.

Otro punto relacionado con los gastos generados por la generación millennial destaca que los hogares compuestos por jóvenes pertenecientes a dicha generación gastan relativamente más vivienda y sus servicios; alimentos fuera del hogar, y en vestido y calzado.

En tanto, aquellos hogares compuestos por la Generación X, explica el estudio, tienen relativamente una mayor proporción de su gasto en el rubro de educación, el cual se atribuye a la educación de sus hijos, con 5.4% del total del gasto, de igual forma se muestra mayor gasto en transporte y comunicaciones, en alimentos dentro del hogar, y en salud.

El gasto en vivienda es de los que más repercute en la economía millennial, por ello BBVA Research destaca que el sector debe innovarse.

“El sistema hipotecario podría desarrollar esquemas más adaptados a las dinámicas laborales de las nuevas generaciones. Por ejemplo, podría ofrecer un seguro que podría diferir el pago de la hipoteca de 6 a 12 meses, otorgando periodos de gracia durante la transición de un empleo a otro. Este seguro sería muy económico para ambas partes, pues no buscaría cubrir la mensualidad, sino simplemente diferir el crédito ciertos meses bajo las mismas condiciones, y complementario a los seguros de desempleo”, planteó BBVA Research.

CRÉDITO: 
Ángel Ortiz