Miedo, el enemigo más grande del humano

Foto EE: Hugo Salazar

El miedo es un elemento intrínseco en el ser humano, lo viene acompañando desde su evolución, es factor de su supervivencia y es también el más grande enemigo de éste. En los directivos y líderes de empresas, el miedo al fracaso los paraliza para tomar decisiones, para actuar. Sólo su capacidad de reponerse a los tropiezos determinará su éxito futuro.

“El temor ha sido el elemento que más batallas le ha ganado al ser humano y le ha hecho perder su destino”, afirma el escritor uruguayo y consultor empresarial Mario Borghino. En entrevista, asegura que no es la inteligencia, sino la resiliencia de las personas, es decir, la capacidad de sobreponerse y entender el entorno, lo que los hará llegar al éxito.

Borghino habla sobre su más reciente libro “El gran salto de su vida”, el octavo en sus 30 años de trayectoria como consultor empresarial. En éste asegura que mucha gente tiene demasiados miedos en su vida y los fracasos que ha tenido no le permiten recuperarse adecuadamente para tomar el camino de éxito que alguna vez tuvo.

Para ello, el escritor lanza una serie de preguntas que tocan fibras íntimas del lector, que lo confrontan con sus creencias sobre sí mismo para llevarlo a la reflexión. Reevalúa la identidad y los roles como jefe o líder y las fallas que como tal pueda tener, sin que ello afecte su autoestima, de manera que no tengan miedo de volver a emprender.


¿El miedo entonces es el enemigo a vencer?

El miedo es el enemigo más grande que tiene el ser humano, lo que pasa es que no lo confrontamos, no lo hablamos de frente. En el libro digo que cambies tus preguntas para cambiar tu vida, cuando no logras los resultados que quieres debes hacer nuevas preguntas: ¿qué estoy haciendo? ¿Qué debo de cambiar? ¿Cuál es la nueva realidad? Las personas que hacen preguntas inteligentes, obtienen resultados extraordinarios en su vida.

El secreto de las preguntas es la reflexión de las repuestas. Si hacemos preguntas superficiales obtenemos poco de nosotros, pregunta cosas que no te atreves a decir en voz alta, como de qué estoy avergonzado, qué oculto dentro de mí mismo.


Dedica en este libro un capítulo a la felicidad

Se ha encontrado que el ser humano busca la felicidad donde no está. El ser humano se ha abstraído del mundo exterior a tal punto que comienza a creer sólo en lo que ve y eso que observa le da una sensación de realización.

Hay que entender que la paz y la seguridad está dentro de uno, por eso es importante hacerse las preguntas apropiadas. La mayoría de las personas que entrevisté para este libro saben lo que quieren, el problema es la incapacidad para transformarse a sí mismos. Una cosa es que tú te sientas bien, que tengas un satisfactor y otra que seas feliz, la felicidad es un nivel permanente, lo logran las personas que tienen mucha fe, que se preocupan por los demás, no hablan mal de sí mismos porque eso deteriora su organismo a nivel inmunológico.


Eso tiene que ver con lo que pensamos de nosotros mismos

Lo que creas de ti mismo va a determinar el gran salto en tu vida. La creencia define las acciones que tomarás. Los que están en puestos gerenciales, CEO, incluso presidentes de un país son personas valientes para enfrentar la adversidad, los que son cautelosos, que esperan a que las cosas cambien, por lo general no logran el éxito.

El destino y el éxito se construyen, el grado de ejecución es lo que determina si eres un buen CEO o líder de un equipo o de tu vida. Las creencias son un elemento importante de lo que piensas de ti mismo y la persona que crees que eres es la que te lleva al éxito o a la mediocridad, aún si eres inteligente.

Me hace pensar en el papel que juega el entorno y la familia en la formación de las esas personas.

Para el libro “Cómo hacer de tu hijo un líder” encontré un estudio en los líderes de países desarrollados están formados por las mamás, por ello dan privilegios a las mujeres en educación. Desde la gestación hasta los 12 años, los niños están más cerca de sus mamás, ahí forman su carácter y su fortaleza, si será fuerte o débil, si postergará las cosas… la mentalidad de los líderes está forjada por las mujeres.

Los países que no están muy desarrollados debían tener más cautela en ese sentido. Las mujeres en México y en América Latina tienen muchas carencias y podrían estar criando a los líderes de estos países.


El libro ayuda a ver el fracaso con otra lupa

Sí, porque el fracaso no es un elemento adverso. Es una decisión que se tomó y no funcionó. El que se determine como fracaso es una carga emocional que viene más del ego que de la inteligencia.

Hay que aceptar que el fracaso es parte de la jugada del éxito. En la vida siempre hay más fallas que éxitos, cuando no te atribuyes el fracaso, es cuando triunfas, porque no te hundes en cada proceso. Cuando juegas tienes 50% de posibilidades de fracasar, pero si emocionalmente piensas que tienes 99% de posibilidades de éxito, tienes un enorme chance de depresión si fallas.

Un avión o un coche están diseñados para matarse, por eso –los ingenieros- generan los mecanismos preventivos para que no suceda. En tu vida debes operar igual, tienes que pensar que vas a fracasar para generar los mecanismos preventivos que lo eviten, pero si sólo te miras al espejo y dices que eres positivo eso es ser idiota, cuando venga el fracaso no te vas a levantar.


La felicidad, las creencias es cambio integral ¿qué debe acompañar este proceso?

Todo nace de la felicidad, las personas de éxito entienden la naturaleza humana, saben que son buenos sólo en ciertas cosas y se rodean de personas inteligentes pero con habilidades opuestas al líder que lo complementan.

Los grandes líderes que he conocido siempre tienen un número dos, puede ser su esposa o un compañero que lo ha acompañado toda su vida, que lo hace ver lo que él no ve. Si puedo dar un consejo a los empresarios es que siempre tengan un número dos.


¿Por qué es importante que un CEO entienda que si cambia su mente cambia su vida?

Porque debe entender que cada día hay más adversidad, más incertidumbre, más variables que debe aprender a manejar. Los ejecutivos que son viscerales o emotivos no tienen cabida en el próximo mundo empresarial, porque se mueren de gastritis, de colon nervioso, son accionistas del Melox, son agresivos porque el cerebro reptiliano, que nos mantiene alertas, está atado con el lóbulo emocional, por lo que pueden ser destructivos con el resto de las personas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario