Mide los resultados del home office sin perder la flexibilidad laboral

Proporcionar herramientas que ayuden a los colaboradores a medir el tiempo que trabajan vía remota. Foto: Shutterstock

El coronavirus ha intensificado el uso del home office en todo el mundo, como una medida para continuar algunas operaciones y cuidar a los trabajadores del contagio de Covid-19.

Trabajar desde casa es una modalidad que se caracteriza por la flexibilidad, pero eso no significa que esté exenta de ser evaluada como si fuera un trabajo presencial.

En ese sentido, Arturo Aguilar, consultor de Recursos Humanos y especialista en el diseño de métricas y objetivos, considera que medir aspectos como el tiempo y el cumplimiento de objetivos es necesario para saber si el home office está dando los resultados deseados.

En su experiencia, proporcionar herramientas que ayuden a los colaboradores a medir el tiempo que trabajan vía remota ayuda a incrementar su productividad, estos software no siempre representan un costo tan elevado, el precio más alto en el mercado es de 2 dólares al mes por cada trabajador.

“El trabajador tiene que tener una herramienta de seguimiento de tiempo administrada por él y objetivos acordados y definidos con su jefe, eso lo hace muy productivo. El secreto está en darle herramientas y generar protocolos y políticas de comunicación con los empleados”, refiere Aguilar.

Lo anterior se puede complementar a través de videoconferencias o co-working con el resto del equipo, pues en algunos casos hay trabajadores que están acostumbrados a la interacción con sus compañeros, la cual suele alterarse con el trabajo remoto. De hecho, puntualiza Arturo Aguilar, el perfil ideal para realizar home office son personas introvertidas.

El trabajo remoto implica flexibilidad, los trabajadores pueden tomarse un break, pero lo ideal es que se trabajen las mismas horas que se laboran en la oficina, comenta el consultor.

Además de medir el tiempo, para evaluar la efectividad del home office las empresas deben considerar el compromiso del empleado, la satisfacción del colaborador, el nivel de energía, el espíritu de equipo y la satisfacción con el entorno de trabajo remoto.

“Ten métricos, eso es importante como empleado y como empleador, si mandaste a la gente a su casa, dale métricos, qué se espera de ellos. Pero no tan sólo se los digas, mídeselos”, agrega el especialista.

El home office tiene un componente importante de flexibilidad, ahorra tiempo de traslados y permite a los trabajadores tomar un break, a pesar de ello, hay prácticas, como trabajar en pijama o conectarse poco tiempo, que hacen que la modalidad pueda bajar la productividad.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano